18 de mayo de 2022

Lovecraft: La antología + El Necronomicón de Lluïsot

Recientemente he redescubierto este gran libro y he comprobado, con consternación, que en su día no lo reseñé en el blog. Lovecraft: La antología es un recorrido por la vida y obra de H.P. Lovecraft que sobresale sobre todo por el excelente trabajo gráfico que hizo Lluïsot en El Necronomicón que podemos encontrar en sus páginas centrales.


Es un libro de 216 páginas encuadernadas en rústica con sobrecubiertas, lo publicó la Editorial Océano y hace años que lamentablemente está descatalogado, de hecho una de las cosas que más me ha sorprendido descubrir informándome para reseñarlo ha sido comprobar el precio al que los especuladores tratan de venderlo últimamente, es realmente complicado encontrar este libro hoy en día por menos de 100 euros, e incluso en tiendas internacionales se puede encontrar casi por el doble, por lo que podríamos decir que se ha convertido en un libro muy buscado, de culto.


Su autor es Teo Gómez y las ilustraciones, como os decía al principio corren a cargo de Lluïsot, un ilustrador que descubrí (a la vez que este libro) gracias a una exposición suya que tuvo lugar en Barcelona hace ya diez años... de hecho la reseñé en el blog: Viaje a los abismos interiores.


Pero como podéis ver en el índice estas páginas albergan algo más que esas fantásticas ilustraciones, vamos a analizar ese contenido para ver todo lo que esconde este libro.


Tras una breve introducción nos encontramos, mucho ojo, ¡con una entrevista a H.P. Lovecraft! (ficticia, claro, no parece que se haya recurrido a la ouija para escribirla).


A continuación tenemos una biografía del autor, y es de las que me gustan, de las que lo explican todo pero sin profundizar demasiado en nada, la mayoría de las biografías de H.P. Lovecraft que he leído acaban haciéndose largas y tediosas, aquí sin embargo tenemos un muy buen recorrido por su vida.


Después encontramos un análisis de su estilo y un recorrido por las influencias que tuvo el autor de Providence y, sobre todo, de lo que llegó a influir en todos los que le siguieron...


Pero lo que me enamoró a mí de este volumen son las casi 70 páginas de Necronomicón ilustrado, el estilo del autor, la cantidad de dibujos y lo magistralmente bien integrado que está el texto de sus páginas hizo que devorara este libro con devoción cuando lo compré hace unos años.


Y aún a día de hoy sigo considerando esta parte del libro uno de los mejores Necronomicón que tengo en mi colección, y son unos cuantos... Además cumple perfectamente como bestiario, me flipó en su día descubrir que un autor al que yo conocía de publicaciones infantiles pudiera plasmar con tal maestría las peores pesadillas lovecraftianas.


Tras estas páginas ilustradas encontramos un breve análisis de la mayoría de los relatos que escribió H.P. Lovecraft, seguido de unas cuantas referencias contemporáneas relacionadas con su obra en forma de películas, cómics, juegos de rol, etc.


Es una pena que este libro no se haya reeditado porque sus autores merecerían que siguiera vendiéndose en las librerías y no a precios de escándalo en tiendas de segunda mano, no sé si la Editorial Océano sigue existiendo y publicando, pero de ser así deberían plantearse volver a reeditar esta joyita.

PS: ¡Ojito que hay novedades! ¡Ediciones El Transbordador va a publicar este Necronomicón o algo parecido! ¡Permaneceremos atentos!

2 comentarios:

Blackonion dijo...

Lluissot es lo más, me alegra mucho que te hagas eco de este libro y lo difundas.
Aprovecho para comentar que este necronomicon se puede leer integro en un blog del autor. http://lluisot-necronomicon.blogspot.com/

Unknown dijo...

Saludos desde Chile, compre una copia de este increíble libro por allá
en el 2006, aproximadamente a 15 Euros, no esta demás decir que es de mis favoritos ya que las ilustraciones son monumentales. Es increíble como
el autor pudo condensar todo este material en tan solo 216 paginas, que mal
que no se reeditara ya que los nuevos lectores no tienen la posibilidad de disfrutar de esta joya de libro.