31 de enero de 2018

Historia de Las máscaras de Nyarlathotep

En 1984 Chaosium publicaba la primera edición de la campaña Masks of Nyarlathotep para su juego de rol Call of Cthulhu, escrita por Larry DiTillio con la colaboración de Lynn Willis y de otros grandes clásicos de la casa como Sandy Petersen y Tom Sullivan, esa campaña, que consiguió premios tan importantes como el Origins Award de 1986 a la mejor aventura de un juego de rol (Best Role-Playing Adventure) sigue hoy en día, 34 años después de su publicación, en el número uno del ranking de aventuras roleras en RPG.net y el número tres en RPGGeek, por lo tanto sigue siendo la mejor campaña publicada jamás para Call of Cthulhu y una de las mejores aventuras roleras de todos los tiempos. Es por eso que he pensado que no estaría de más dedicarle un monográfico para explicaros un poco la historia de esta campaña y para hablaros de las muchas ediciones que ha tenido.


Todo empezó en 1982, cuando Steve Perrin, creador del popular sistema de juego Basic Role-Playing (BRP) contacta con Larry DiTillio y le pide que escriba alguna aventura para el nuevo juego de rol que ha publicado Chaosium: Call of Cthulhu. DiTillio no era especialmente fan de la obra de H.P. Lovecraft ni del horror cósmico, y aunque era algo conocido en el mundillo gracias a algunos suplementos roleros para Tunnels & Trolls lo suyo eran los guiones televisivos, por lo que dudó bastante si aceptar la oferta.


Pero si algo tenemos los frikis es que somos fáciles de convencer, DiTillio sin duda era un friki de los buenos y cuando a la oferta le añadieron un ejemplar gratuito de Call of Cthulhu acabó aceptando (seguramente no por el regalo en si, sino porque le gustaría lo que leyó en la obra de Sandy Petersen cuando lo recibió), Perrin le había pedido algo original, un escenario que no estuviera situado en la Nueva Inglaterra lovecraftiana, y resulta que DiTillio se acababa de leer una biografía de Jomo Kenyatta (presidente de Kenia) para un trabajo en la televisión, con lo que eso le inspiró para empezar a escribir una aventura que llevara la acción hasta África, el quid del asunto sería que los investigadores tuvieran que seguir el rastro de una expedición perdida y le pareció una buena idea ponerle el nombre de esa expedición a la aventura, tan claro lo tendría que así bautizaron en Chaosium esta campaña cuando empezaron a hablar de ella: The Carlyle Expedition.

White Dwarf 49, página 35

En ese punto el señor DiTillio tenía una partida situada en África de tres o cuatro sesiones de duración, en ese preciso instante este hombre podía haber sido conformista y podía haber entregado ese manuscrito a Chaosium para cumplir y que lo publicaran, pero seguramente si lo hubiera hecho Las máscaras de Nyarlathotep no existirían hoy en día y el juego de rol Call of Cthulhu no sería lo que ha acabado siendo, cómo una decisión tan simple puede cambiar el transcurso de la historia debería hacernos reflexionar.


Por suerte no fue conformista, pensó que en los años 20 no sería precisamente sencillo viajar desde los EE.UU. hasta Kenia y por lo tanto le encajó enseguida preparar un nuevo escenario situado en Londres, una vez ahí pensó que había muchas cosas interesantes entre Londres y Kenia, y que una que le ponía especialmente cachondo era El Cairo, también pensó que había un avatar de Nyarlathotep que le gustaba especialmente: la Mujer Abotargada, y con ella llegó Shangai, por último el propio DiTillio reconoce que en un momento de la escritura pifió una tirada de Cordura y acabó escribiendo uno de sus capítulos preferidos: Australia. ¿Veis cómo se construye una campaña? Que sencillo parece oye...

1989 - Masks of Nyarlathotep 2nd Edition

Total, que esas tres o cuatro sesiones iniciales se convirtieron en 400 páginas de manuscrito, en Chaosium fliparon con el material que les entregó DiTillio y que completó Lynn Willis con cantidades ingentes de datos relacionado con la vida, leyes, monedas, idiomas y medios de transporte en las diferentes localizaciones de la campaña en los años 20. Tras la fascinación inicial se toparon con un problema, recordemos que estamos en los años 80, no existía nada parecido a lo que tenían entre manos y era demasiado mastodóntico para un libro, tras mucho debatirlo decidieron dejar el capítulo de Australia fuera (algo que rompió el corazón de DiTillio, pero al final parece una decisión acertada porque es el escenario que menos encaja) y publicar la campaña en una caja, con un libreto por cada localización.

1996 - The Complete Masks of Nyarlathotep 3rd Edition

En 1984 vio la luz esa primera edición en caja, se agotó rápidamente y tuvo una gran acogida, las revistas especializadas de la época la pusieron por las nubes, por ejemplo en la White Dwarf 71 (Noviembre de 1985) Phil Frances dijo: "Esta es la mejor campaña que haya visto jamás, ya sea de Chaosium o de cualquier otra editorial. Y va a ser difícil de superar." (traducción muy libre, as usual, porque soy incapaz de deducir si el "It will take some beating" del original se refiere a la dificultad o a la calidad de la campaña), en la Dagon 9 (Noviembre de 1985) Mark Morrison dijo: "Esto es increíble. Al ser la primera campaña en caja de Chaosium es algo abrumadora y está muy por encima de los precios habituales, pero vender a vuestra abuela con tal de conseguir poner vuestras zarpas en una copia de esta campaña. Ella seguramente acabará en un buen hogar y tener las Máscaras bien merece el sacrificio".

2001 - The Complete Masks of Nyarlathotep 3rd Edition 2nd Printing

Ese éxito le rompió todos los esquemas a una industria que tenía pocos años de vida, la forma en que DiTillio y Chaosium plantearon esta campaña derrumbó una pared ficticia que había lastrado a los creativos del rol hasta aquel momento, posiblemente si no hubieran sido ellos hubieran sido otros más adelante, pero la cuestión es que fue Call of Cthulhu la que se llevó el gato al agua y espero que todos vosotros hayáis podido disfrutar de leer, dirigir o jugar esta campaña, pues a pesar de tener más de treinta años sigue siendo una de las mejores campañas que podréis leer, dirigir o jugar en vuestra vida. Más allá de que os guste más o menos el transcurso de la acción estaréis ante un pedacito de la historia de los juegos de rol.

2010 - Masks of Nyarlathotep 4th Edition

Tras agotarse la edición en caja llego la segunda edición, fue en 1989 y esta vez en formato libro, por aquel entonces el "capítulo perdido de Australia" ya había visto la luz en el suplemento Terror Australis (Terror Austral), pero a pesar de ello este no fue incluido en la segunda edición, las principales mejoras respecto a la caja fueron la nueva ilustración para la portada de Lee Gibbons, una portada que perduraría a lo largo de posteriores ediciones y que dejaba atrás el misterio del leopardo, y la inclusión en el interior de láminas a todo color, una técnica que ya habían utilizado por aquel entonces incluso en el básico de Call of Cthulhu (que ya iba por su cuarta edición). En la revista Dragon 158 (Junio de 1990) Jim Bambra dio buena cuenta de esta segunda edición: "El paradigma de las aventuras para La llamada de Cthulhu. Contiene investigación detectivesca, acción y horrores innombrables en la perfecta proporción. Tanto la escritura como la edición son de primera clase; los escenarios capturan a la perfección de lo que va esto de La llamada de Cthulhu. Nadie debería quedarse sin una copia de Las máscaras de Nyarlathotep. Asegúraos de tenerla en lo más alto de vuestra lista de la compra".


No sería hasta 1996 cuando, por petición popular, vería la luz por fin la primera edición completa de la campaña, es decir aquella en la que se incluyera el capítulo de Australia. The Complete Masks of Nyarlathotep traería además otras novedades importantes: imágenes de casi todos los PNJs, nuevas ilustraciones, conexiones adicionales entre los diferentes capítulos de la campaña y nuevas ayudas para los jugadores. En la revista Arcane 17 (Marzo de 1997) Steve Faragher escribió: "Si alguna vez ha habido una campaña, para cualquier juego de rol, que pueda ser descrita como una obra de arte, es esta. Es una pieza de imaginación sostenida a la altura de grandes clásicos de la literatura o del cine. Además sigue siendo una lectura fresca y apasionante trece años después de su primera publicación", esta edición fue votada como la mejor aventura de un juego de rol (Best Roleplaying Adventure) por la Academy of Adventure Gaming Arts & Design en los Origins Awards de 1997.


Esta edición completa fue revisada, corregida y reimpresa en 2001. En 2006, en pleno boom 25 aniversario de Call of Cthulhu, sería impresa en cartoné y en 2008 se publicaría también en PDF, viendo la luz por primera vez en formato digital. Hago un inciso para recordar la existencia del Masks of Nyarlathotep Companion que podéis ver sobre y bajo estas líneas, tenéis este libro reseñado aquí, pero me gustaría aprovechar para darle las gracias a uno de sus muchos autores, Matthew Pook - Pookie (de Reviews from R'lyeh) porque su artículo A Publishing History, publicado en este Companion, me ha ayudado a completar este monográfico.


En 2010 llegaría la cuarta edición, en la que DiTillio explicaría algunas de las curiosidades sobre la publicación de esta campaña (de ahí he sacado también algunas de las cosas que os estoy explicando) y añadiría consejos para dirigirla. De esta cuarta edición también se publicó una bonita edición especial con cubierta negra y título dorado. Y, de hecho, esta cuarta edición es la que sigue pudiéndose comprar en tiendas a día de hoy, y de la que, obviamente, parte la edición de Las máscaras de Nyarlathotep que publicó Edge Entertainment hace unos años y que también podemos encontrar todavía en tiendas.


Y es que, por supuesto, Las máscaras de Nyarlathotep es una campaña que ha sido traducida a multitud de idiomas, por ejemplo en francés tanto Descartes con las primeras ediciones como Sans Detour con las últimas han hecho buena cuenta de Les Masques de Nyarlathotep, de esta última editorial tengo multitud de reseñas en el blog, ya sabéis que adoro su trabajo.

2018 - Les Masques de Nyarlathotep V7 (Sans Detour)

Por supuesto esta mítica campaña también ha sido traducida al castellano, fue en Abril de 1992 cuando Joc Internacional la publicaría por primera vez en nuestro país, ya sabéis que mi relación con los Mitos de Cthulhu me ha convertido en un ávido coleccionista que ha ido consiguiendo con el paso de los años libros viejos de segunda mano, pero puedo decir orgulloso que esta campaña, así como el resto de la linea de La llamada de Cthulhu publicada por Joc Internacional, llevan conmigo desde el primer día, todo lo compré durante mi juventud, gastándome mis primeros sueldos y sacrificando mis primeros ahorros para disfrutar de este vicio imperecedero. Esa edición partía de la segunda original, es decir que no incluía el capítulo australiano, aunque Joc Intenacional acabaría siguiendo la estela de Chaosium y publicando ese escenario en el suplemento Terror Austral. Posiblemente una de las cosas que más recuerdo de la traducción de esta campaña es descubrir precisamente a su traductor: Jordi Zamarreño, genio y figura que no dejaba indiferente a nadie con sus múltiples notas del traductor, algunas tremendamente útiles y otras insultantemente irreverentes, como sus "para los incultos de turno" o "no, no pienso explicar qué es una pérgola, ¡incultos!", entre muchas otras. A mi, que era muy joven en aquellos tiempos, me ayudó su estilo.


Pero eso es historia, hoy en día tenemos la inmensa fortuna de contar en castellano con la mejor edición que se ha publicado jamás de esta campaña, de la mano de Edge Entertainment y gracias sobre todo a las nuevas ilustraciones de Antonio Maínez, Cristina Vela y David Ardila y a una increíble maquetación de Luis E. Sánchez disponemos de la cuarta edición de Chaosium (es decir la más reciente) traducida nuevamente por Jordi Zamarreño, aunque más que traducida deberíamos decir repasada y/o corregida, ya que la traducción es la misma que se utilizó veinte años antes. Después de ver el increíble trabajo que había hecho Edge Entertainment con la 6ª edición de La llamada de Cthulhu, había mucha expectación por ver lo que lograrían hacer con esta campaña. Y yo creo que las más de 160 ilustraciones que crearon para esta edición nos cautivaron a todos, desde las primeras páginas este libro transmite buen hacer, cada capítulo se abre con alguna imagen que te transporta inmediatamente a esa localización, cada PNJ es una persona de carne y hueso que le da mil vueltas a los del original y cada ayuda para los jugadores es un pequeño trabajo de artesanía que logra que esta edición sea, como decía, la mejor que se ha publicado jamás de este campaña.


Y no quiero acabar este monográfico hablando de pasado ni de presente, quiero hacerlo hablando del futuro de esta campaña, porque por imposible que parezca esto no acaba aquí, tanto Chaosium como Fantasy Flight Games hicieron el año pasado sendos anuncios que recuperaron el interés en esta campaña. Chaosium anunció la adaptación de Masks of Nyarlathotep a Call of Cthulhu 7th Edition y a Pulp Cthulhu (incluyendo una nueva localización: Perú), mientras simultáneamente Fantasy Flight Games prometía poner patas arriba su juego de mesa Eldritch Horror con una expansión que añadirá un modo campaña, y que mejor campaña para sacarle provecho a esta idea que la que hoy nos ocupa.


Hace años que no me dejo llevar por el hype, pero tengo que reconocer que ambos anuncios han despertado en mi un gran interés, primero porque cuando yo dirigí Las máscaras de Nyarlathotep hace muchos muchos años me quedé con mal sabor de boca porque su alta mortalidad me impidió finalizarla satisfactoriamente, fue a partir de ese momento cuando cambié mi enfoque hacia este juego de rol y empecé a dirigir con un estilo mucho más pulp que purista (os he hablado varias veces de ello en mis artículos de Guardián 2.0), por lo que comprenderéis que la adaptación de esta campaña a Pulp Cthulhu, mi sistema de juego de cabecera actualmente, me motiva especialmente.


Y por lo que respecta a Eldritch Horror, este es para mi el mejor juego de mesa lovecraftiano, al que más he jugado y el que mejores momentos me ha dado en la mesa de juego, aunque está a mucha distancia del juego con el que más he disfrutado en mi vida, mi mejor experiencia lúdica extendida ha sido con Pandemic Legacy, por eso cuando uno ve que Fantasy Flight Games anuncia un modo campaña para Eldrith Horror deja volar la imaginación y sueña con alguna especie de Legacy lovecraftiano, y aún entendiendo que no irán por ahí los tiros tengo muchísima curiosidad por ver lo que hacen.


En fin, que a pesar de que este monográfico se ha centrado en la historia de esta memorable campaña ya veis que no va a ser la última vez que leeréis sobre ella por aquí, porque os garantizo que tan pronto me haga con estos nuevos suplementos podréis verlos puntualmente reseñados, mientras tanto espero que hayáis disfrutado con este pedacito de la historia de Call of Cthulhu y de los juegos de rol, espero que sirva de buen homenaje a esta gran campaña, no merece menos.


PS: Además de los propios libros, tal como os he ido comentando a lo largo del monográfico (especialmente el artículo de Pookie en el Companion y el de Larry DiTillio en la cuarta edición) la única fuente externa que he utilizado para confeccionar este ladrillo ha sido la de Escapist Magazine, concretamente la de una entrada que os ayudará a complementar lo que os he ido explicando si os interesa el tema: Behind the Masks of Nyarlathotep: Larry DiTillio.

PPS: Y si os gustan estos monográficos no os perdáis el que escribí sobre Cthulhu en la época victoriana: 1890, Gaslight.

7 comentarios:

markirian dijo...

Una pregunta. Has tenido acceso a la V7 DE Sans detonar? Vale la pena en comparación a la anterior? Gracias y un saludo

markirian dijo...

Sans Detour!

Varghar dijo...

Muy buen monográfico. Dan ganas de releerla y lanzarse a dirigirla, again.
Como siempre, un placer leerle.

Randall WiseWolf Padilla dijo...

Excelente reseña, Neddam. Muchas gracias por tanta información que desconocía.

J.Ruben Escudero dijo...

Qué gran artículo, tanto como la campaña a la que hace referencia.

Rubén dijo...

Genial artículo 😀

Juan M. Escribano dijo...

Me sumo: un artículo genial.