25 de junio de 2020

Malleus Monstrorum Volume II - Deities of the Mythos

Hace unos días os hablaba del primer volumen del nuevo Malleus Monstrorum para el juego de rol Call of Cthulhu y hoy os voy a mostrar el segundo, el dedicado a las deidades de los Mitos de Cthulhu. Contemplad esa portada y decidme, ¿qué veis? Si la respuesta no ha sido Azathoth tengo malas noticias para vosotros, necesitáis ayuda.


El libro se extiende a lo largo de 266 páginas y de momento solo está en digital, en unos meses (Octubre según Chaosium) lo tendremos en tiendas.


Es obra de Mike Mason, Scott David Aniolowski y Paul Fricker, con ilustraciones de Loïc Muzy.


Y como en el primer libro en este también se empieza con algo de teoría con los que mejorar nuestro conocimiento de los Mitos de Cthulhu, en esta ocasión tenemos una clasificación de estas deidades, una explicación sobre cómo deberían ver los humanos a estas entidades y una guía para crear nuestro propio Dios de los Mitos.


A continuación encontramos el bestiario propiamente dicho, en el primer libro vimos un enfoque bastante clásico de un manual de monstruos, sin embargo aquí tenemos una vuelta de tuerca respecto a lo que estamos acostumbrados (incluso respecto al Manual del Guardián), ya que suele primarse la información útil por encima de los números.


Es decir, que entre magníficas e inspiradoras ilustraciones vamos a leer sobre el origen de estos dioses, los cultos que los adoran, los posibles encuentros o avistamientos conocidos y sus manifestaciones físicas más probables, así pues vemos diez páginas dedicadas a Cthulhu y a Hastur, o algo más de veinte dedicadas a Nyarlathotep, por poner algunos de los ejemplos más importantes.


Centrándonos en este último aquí tenemos mucha más información sobre este Dios Exterior y sus muchos avatares o máscaras que en la propia campaña Masks of Nyarlathotep, por lo tanto este libro más allá de utilizarse en las partidas (mala señal si en alguna aparecen estas deidades) es una tremenda herramienta de inspiración para empaparnos de conocimiento y ponernos a crear nuestras propias tramas, de hecho tanto en este libro como en el anterior encontramos aquí y allá notas dejadas por Sir Hansen Poplan, un investigador que ha indagado sobre muchas de estas entidades e incluso se ha topado con alguna de ellas.


Aunque a pesar de tener como os decía antes ilustraciones maravillosas el libro me ha causado la misma impresión que el primer volumen en el aspecto gráfico, los dibujos que hay son una pasada, pero debería haber más. Hay Primigenios, como por ejemplo mi querido Chaugnar Faugn, que no cuentan con una triste ilustración, pero qué le vamos a hacer...


Al final del libro tenemos un par de fichas para controlar monstruos y subalternos, especialmente útiles si vamos a crear nuestro propio bicherío o si vamos a convertirlo de algún otro juego o ambientación.


En total hay algo más de setenta deidades en este libro, incluso las menos importantes o conocidas tienen una o dos páginas de información, por lo que al final es un bestiario que cumple perfectamente su función, que no es otra que poner a nuestro alcance información detallada sobre estas entidades y todo lo que las rodea.


Estoy muy contento con estas casi 500 páginas de Malleus Monstrorum, y estoy deseando hacerme con esa slipcase tan pronto salga, quedará genial al lado de la caja con los básicos y la de Masks of Nyarlathotep. Viendo el ritmo que lleva Edge Entertainment con esta séptima edición no me cabe duda de que ya están buscando quien traduzca esto, y será una gran noticia, porque en cierta manera es una deuda pendiente que tienen con nosotros, nos prometieron hace años un Malleus Monstrorum y ahora tiene la ocasión perfecta para saldar esa deuda.

2 comentarios:

Roger Nowhere dijo...

Tiene muy buena pinta la verdad... Chaugnar es un clásico que da para muy buenas partidas. Había un suplemento de Joc Internacional en que él era la estrella de un módulo y resultaba muy efectivo con sus maldiciones, sicarios Tcho-Tcho y estatuas gigantes.

Tristan Oberon dijo...

De ese escenario precisamente viene mi cariño por Chaugnar :)