29 de julio de 2020

Cthulhu Death May Die: R'lyeh Rising - Epic Episode

¡Foto-reseña-flash!

A nivel lúdico, por lo menos en lo que a juegos de mesa lovecraftianos se refiere, hay pocas sacadas de chorra (¿se puede decir sacadas de chorra aquí?) equiparables a lo que hizo CMON con esta expansión de Cthulhu Death May Die, una figura de medio metro de alto por casi lo mismo de ancho que se vendió como churros en el Kickstarter del juego de mesa y que he visto pintada y fotografiada mil veces pero que poca gente explica que es realmente una expansión jugable de este juego de mesa. En esencia el propio Cthulhu hace de tablero, a su alrededor se colocan unos marcadores de localización que representan las zonas de R'lyeh por las que podrán moverse los investigadores, y aquí en vez de interrumpir el ritual hay que ir directamente a utilizar la magia para hacer vulnerables diferentes partes del cuerpo de Cthulhu para posteriormente destruirlas, en las localizaciones encontraremos monstruos y sectarios y cuando los matemos se generará una energía que deberemos acumular, cuando investiguemos posteriormente estas localizaciones iremos encontrando instrucciones sobre cómo utilizar esta energía para hacer vulnerable alguna de las cinco partes del cuerpo de Cthulhu, y para derrotarlo deberemos destruir por lo menos tres de estas partes, o mejor dicho, dos y la cabeza. Para dañarlo hay que subir por el propio Primigenio y desde ahí intentar golpearle, aunque obviamente y como no podía ser de otra manera el daño que vamos a recibir cuando nos ataque estando sobre él va a ser abrumador e insostenible, por lo que la labor de derrotarlo va a ser realmente complicada. Es una expansión bien pensada y muy trabajada, una especie de Shadow of the Colossus lovecraftiano (si no os lo creéis mirad las últimas fotografías de esta foto-reseña) muy entretenido, en el que seguramente solo lograrán la victoria aquellos que ya dominen el juego y que sepan cómo optimizar los recursos que tienen a mano, además es necesario contar con cinco jugadores (o llevar cinco investigadores) para jugarla, porque si ya con cinco es complicado con menos me imagino que sería directamente imposible. Yo la probé con la gente de la CAWA Girona y colgaron la partida en su canal, por lo que si queréis vernos dándole caña a Cthulhu no tenéis más que ver el vídeo al final de la foto-reseña.




















1 comentario:

Max Power dijo...

La verdad es que es una figura que impresiona mucho, más en persona. No sé como será jugar al Cthulhu Death May Die, pero me imagino que es un poco como un ejercicio de adoración al propio Cthulhu con la "mini" en el centro de todos los jugadores, ¿no?