1 de mayo de 2013

Fanhunter: Las montañas de la locura -Electric Boogaloo-

Nunca pensé que llegaría el día en que empezaría una de mis foto-reseñas hablando de la serie de televisión The big bang theory, pero sus fans sabrán la peculiar relación que hay entre uno de sus protagonistas, Sheldon Cooper, y el actor (de Star Trek) Wil Wheaton, ¿os suena? Porque mi relación con Cels Piñol es parecida, hace muchos muchos años me ninguneó en un Saló del Cómic de Barcelona (seguramente de forma total y absolutamente involuntaria, estaba en la cúspide de su carrera y yo solo era otro fan) y desde entonces no volví a leer su obra y cogí cierta tirria a sus narizones.




Quien me iba a decir a mi que veinte años después volvería a tener una de sus obras en mis manos, nunca me hubiera imaginado que algún día los protagonistas de aquellas surrealistas historias viajarían a las montañas de la locura, pero aquí los tenemos y de ellos os voy a hablar hoy.


Este Fanhunter: Las montañas de la locura -Electric Boogaloo- es un libro de 256 páginas en cartoné con sobrecubiertas, publicado por Panini comics.


La primera duda resuelta al abrirlo es que es una novela y no un cómic como se había especulado, por lo que yo personalmente descubro una nueva faceta de su autor.


Otra cosa que generó dudas cuando empezó a correr información viral de este libro fue un 2 que había en su portada, parece que el título original era En las montañas de la locura 2, eso generó confusión y por lo visto el número acabó desapareciendo. Una vez leídas las primeras páginas descubrimos que ese 2 no era caprichoso, ya que esta novela empieza justo unos segundos después del relato de H.P. Lovecraft En las montañas de la locura, cuando William Dyer acaba de escribir las páginas que leemos en su relato es sorprendido por Alejo Crow y sus secuaces.


Y la otra gran duda que yo tenía antes de leerme este libro era ¿será una payasada o el autor se lo habrá tomado en serio? En este aspecto debo decir que me he llevado una agradable sorpresa, se nota que Cels Piñol se ha contenido, deja caer alguna que otra coña de vez en cuando pero no pierde en ningún momento el control de una trama seria e interesante. Es de agradecer, aunque los que me conocéis ya sabéis que a mi nunca me ha molestado que se haga broma, incluso escarnio, utilizando los Mitos de Cthulhu, por eso tengo curiosidad por saber que parecerá esta novela a los mas puristas, ¿les importará que Danforth se vea convertido en Don Depresor? ¿Aceptarán que algunos de los personajes sean animales antropomorfos? ¿Serán capaces de leer abstrayéndose de la visión de los narizones?


Tal como se advierte en esta primera página, y como ya os he comentado antes, la narración empieza unos segundos después de que acabe En las montañas de la locura de H.P. Lovecraft, eso nos sitúa en 1934 y desde luego Cels ha hecho un buen trabajo documentándose, hay muchísimas referencias frikis de la época y yo, sin ser ningún experto, no he detectado anacronismos que me llamaran especialmente la atención, no es que no los haya, pero por lo menos los que yo he visto se nota que están añadidos a propósito.


Me hizo ilusión encontrar, hacia la página 40, un capítulo narrado en forma de ese cómic tan característico de Cels, unas páginas entrañables para aquellos que crecimos encontrando Fan letal y Fan con nata hasta en la sopa. Otra cosa que se hará evidente para cualquiera que conozca la obra de Cels Piñol y lea el título de este segundo capítulo es que en esta novela encontramos a sus personajes habituales, de hecho la protagonista y narradora de la mayor parte de la historia es Erika Konstantin, hija del mítico John Konstantin, que hará de biógrafa del gran Alejo Crow.


Por lo demás la novela avanza de forma trepidante y fluida, de vez en cuando te despierta una sonrisa y casi siempre tienes ganas de más, el autor hace un buen trabajo y mantiene enganchado al lector. Si en el relato En las montañas de la locura veíamos como la Expedición Starkweather-Moore quiere seguir los pasos de la Expedición Pabodie, en esta ocasión va a ser la Expedición Crow-Yutani la que intente averiguar que narices está pasando en la Antártida.


Solo hay una cosa de este libro que no me ha gustado, es algo que empecé a temerme a tres cuartas partes de la lectura y que se confirmó al final. Y es que no hay final, no es una novela cerrada sino que es la primera de una saga, me ha decepcionado porque no tenía la mas mínima idea ni hay rastro de ello en la contraportada ni en los textos de las solapas, me parece una estrategia un poco engañosa pero bueno, a mi me ha gustado y me compraré la segunda parte si es que sale *.


Por lo demás muy buenas sensaciones, el final es un cliffhanger en toda regla y las revelaciones de uno de los epílogos sorprenderán al lector, cosa que siempre es interesante. No se si esta novela servirá para que lleguen nuevos lectores a la obra de H.P. Lovecraft, supongo que no, que está mas bien escrita para fans de los Mitos de Cthulhu, creo que para disfrutarla plenamente hay que haberse leído por lo menos En las montañas de la locura y, aún mejor, si ya conocíais los personajes y la obra de Cels Piñol, ya que hay mucho auto-guiño.

* ¿Será una trilogía? ¿Una heptalogía? ¿Saldrá seguro la segunda parte o dependerá de lo que se venda esta? Cuanto daño está haciendo Juego de tronos...

PS: Leo en el Facebook de Cels Piñol que está trabajando en un juego de tablero basado en este relato, por lo que parece que los narizones han llegado al mundo de H.P. Lovecraft para quedarse, veremos como va evolucionando todo esto, pero ya sabéis que cosa que saquen cosa que veréis reseñada aquí (concretamente aquí, ya lo tenéis reseñado :)


PPS: Os dejo con un book-trailer, posters, promos y demás material viral que ha ido saliendo durante los últimos meses.




2 comentarios:

kalamardo dijo...

Una gran reseña. Con ella te haces una idea de que nos vamos a encontrar, sobretodo por la sorpresa de que no finaliza en este cómic.

Gorgoteante dijo...

Una foto-reseña muy necesaria. Había muchas preguntas sin respuesta. Eso de enterarse sobre la marcha de que es ¿una primera parte? es una guarrada editorial.