20 de noviembre de 2013

Fanhunter: Las montañas de la locura -electric boogaloo-

Ya os lo comenté hace tiempo cuando hice la foto-reseña de la novela Fanhunter: Las montañas de la locura -Electric Boogaloo-, Cels Piñol ha venido a los Mitos de Cthulhu para quedarse. De momento ya tenemos aquí el juego de mesa que enlaza con el final de la novela y que se publicó tras un exitoso crowdfunding vía Verkami, la producción ha ido a cargo de Edigráfica.


Es un juego 100 % colaborativo, pueden jugar de uno a cinco jugadores y las partidas son realmente rápidas, media hora como máximo.


Aquí vemos el contenido de la caja una vez destroquelado y embolsado.


En la edición que nos enviaron a los que participamos en el Verkami se incluye una lámina de agradecimiento para los mecenas.


El libro de instrucciones, son apenas seis páginas en castellano y seis en inglés. Podéis encontrar tanto este reglamento como unas FAQ en la web de la editorial.


Como veis el libro está repleto de esquemas y ejemplos ilustrados, lo que ayuda mucho a asimilar conceptos, resulta un juego bastante sencillo de entender y de explicar.


Al final encontramos la lista de agradecimientos a los mecenas.


Vamos a ver los diferentes componentes, primero los protagonistas, cada jugador elige un color y coge los tres personajes con los que deberá hacer frente a las hordas de enemigos que intentarán acabar con ellos. Que el juego de mesa sea una continuación de la novela hace que sea un problema hablaros de él sin entrar en el mas burdo de los spoilers. Pero bueno como es imposible no hacerlo os advierto que si seguís leyendo os enteraréis del cliffhanger que nos propone Cels Piñol al final de la novela.


Resulta que el barco Gigamesh, con el que la Expedición Crow-Yutani se dirige a la Antártida, encalla y es abordado por toda suerte de criaturas tentaculares. Los siguientes componentes del juego representan estos monstruos, con su dibujo y unos números que indican sus puntos de vida. Los que no tienen número son eventos que ocurren de vez en cuando en lugar de aparecer nuevas criaturas.


El reverso de las cartas que tendrán los jugadores es muy bonito, me encanta esta ilustración.


Y en el anverso vemos ilustraciones y los dos iconos en la parte inferior de cada carta que nos muestra que podremos hacer con cada uno de ellas. Básicamente, y como veremos mas abajo, las criaturas se mueven por tres zonas del tablero de juego (hielo, nieve y agua) y el icono en la parte inferior izquierda de las cartas representa a cual de estas zonas afectará. La parte inferior derecha se refiere al alcance que tendrá esta carta, que como veis son casi siempre armas con diferentes tipos de rango.


Aquí veis el tablero inicial en una partida con un solo jugador, a la izquierda el barco con los tres personajes, a la derecha las criaturas al acecho, y en la parte inferior mis cartas.


Las criaturas avanzan tirando los dados (hay de tres colores, y unas son mas rápidas que otras) y como veis en la parte inferior del mapa hay cuatro zonas/distancias (en marrón el propio barco, en rojo corto alcance, en naranja alcance medio y en amarillo largo alcance), por eso cualquier carta hará daño a una zona muy específica del tablero, por norma general las armas hacen un punto de daño y las criaturas tienen entre uno y cuatro puntos de vida, por lo que hay que ir dañándolas antes de que lleguen al barco y lo destruyan. Los jugadores pierden si mueren todos los personajes o el barco es destruido, ganan si matan a todos los monstruos. Aparte de cartas con armamento, que son la mayoría, tenemos alguna otra para mover a los personajes, colocar barricadas, recuperar armas de la pila de descartes, etc.


En las dos partidas que hice acabé llegando a la recta final, pero en ambos casos cuando ya no quedaban mas monstruos por entrar en el tablero me acabaron reventando el barco o matando a todos los personajes, desde luego resulta un juego emocionante y trepidante.


Pero seguramente demasiado sencillo si estáis acostumbrados a la complejidad de la mayoría de juegos de hoy en día, es un juego familiar y ligerito al que puede jugar cualquiera y que por su corta duración podríamos considerar un filler. Lamentablemente aún no he podido probarlo con varios jugadores pero por su mecánica (hay fase de intercambio de cartas) tiene pinta de que es como jugar solo pero con mas cartas a nuestra disposición, y por supuesto con las impagables discusiones con la gente que no entiende lo que es sacrificarse por el bien común, ¡me encantan los juegos cooperativos!

PS: En los laterales de la caja podemos encontrar una serie de frases, con esta me reí mucho.


PPS: En la lista de agradecimientos aparezco con blog incluido, no pierdo ocasión de meter la cuña publicitaria.


PPPS: Y ya os dije que esto iba para largo, el éxito de la primera novela y de este juego de mesa ya ha hecho que Cels haya anunciado en su Facebook la aparición del segundo libro. ¡Bravo!


http://boardgamegeek.com/boardgame/150615/fanhunter-las-montanas-de-la-locura-electric-boog

3 comentarios:

Tatiana Alejandra de Castro Pérez dijo...

Muy buena y completa la reseña, aunque el juego no me parece interesante.

Un saludo ^^

kalamardo dijo...

Buena reseña. Dejando de banda el tema, parece un juego del montón. Me recuerda a el juego del Hobbit, tal vez sea muy parecido.

Tristan Oberon dijo...

No creo que sea un juego del montón, a mi me encanta tener este tipo de juegos a los que puede jugar todo el mundo, de esos que animan a los "no jugones" a probar otras cosas.