12 de julio de 2017

El archivo de atrocidades

Hacía mucho tiempo que no empezaba a leerme un libro con tanta ilusión... ¡la Lavandería en castellano! ¡Por fin! No os podéis imaginar las ganas que tenía de leer a Charles Stross en nuestro idioma, es curioso porque este es uno de esos autores con los que no puedo en inglés, soy muy fan de esta ambientación (sobre todo gracias al juego de rol) y a pesar de que me he ido comprando las novelas en su edición original y me las he ido leyendo, siempre he tenido la sensación de estar perdiéndome más de lo que entendía, ¡por fin puedo disfrutarlas plenamente!


Son 410 páginas encuadernadas en rústica, y lo publica Insólita Editorial, a los que deseo muchísima suerte porque esto tiene que ser un viaje de largo recorrido, ¡una saga de la que aún no he acabado la primera novela y ya tengo ganas de más! Pero ojo, que es una saga formada por historias autoconclusivas, de hecho este primer libro está formado por dos de ellas: El archivo de atrocidades y La jungla de cemento, este último ganador ni más ni menos que del Premio Hugo a la mejor novela corta de Fantasía / Ciencia ficción (de 2005, eso si, que ya ha llovido desde que Charles Stross empezó con esto).


Solo había una cosa que me preocupaba de esta edición antes de empezar a leerla, tenía miedo de que la traducción resultara farragosa, el lenguaje técnico y los muchos juegos de palabras que utiliza el autor sin duda eran todo un reto para los traductores, pero me ha alegrado comprobar que tanto Blanca Rodríguez como Antonio Rivas han hecho un gran trabajo al respecto.


¿Y de qué va esto? Se me hace complicado resumirlo porque llevo tantos años leyendo The Laundry que me da miedo explicaros más de la cuenta, con lo bonito que es descubrirlo al ritmo que propone el autor... si os gustan los Mitos de Cthulhu, os gustan las historias de espionaje y tenéis sentido del humor no lo dudéis, esto os va a molar. He leído por ahí que se clasificaba esta saga como "de humor" y a mi me parece injusto, creo que no lo es, el autor construye unas tramas serias y los Mitos de Cthulhu se tratan con todo el respeto que merecen, la mofa suele estar relacionada con la clásica flema inglesa y con la absurda y rebuscada burocracia que rodea todo lo relacionado con la agencia, mientras las aventuras del protagonista son trepidantes y nos mantendrán enganchados a la lectura los briefings tras sus misiones nos permitirán relajarnos y esbozar una sonrisa mientras observamos como una panda de burócratas estirados ponen pegas y cuestionan todas las decisiones que ha tomado el agente mientras estaba solo ante el peligro, son unos cambios de ritmo que hacen muy amena la lectura y que nos ayudarán a entender desde todos los puntos de vista el complejo mundo que ha querido construir el autor.


Yo suelo definir esta ambientación con una serie de referencias cinematográficas, la primera que me viene a la cabeza siempre es Men in Black pero cambiando alienígenas por criaturas lovecraftianas, luego pienso en todo el cine de espionaje en el que tendríamos James Bond o Jason Bourne en un extremo y Austin Powers o Superagente 86 en el otro, incluso otras más modernas como Operación U.N.C.L.E. o Agente contrainteligente, hacer un cocktail con todas ellas, añadirle a la mezcla un buen chorro de magia en bruto, rellenar el formulario B467 y entregarlo en la tercera ventanilla a la derecha de la segunda planta, a continuación con el papel rosa que os han entregado en la entrada bajar al sótano, sellarlo junto a la copia del formulario B467 y una vez autorizado servirlo junto a una generosa ración de Mitos de Cthulhu, pero no Mitos de Cthulhu en plan "anda mira, ¿eso no es un tentáculo?", no, a pesar de que la acción se centra en el Reino Unido no tardaremos en leer sobre la Universidad de Miskatonic y demás elementos totalmente lovecraftianos, es decir... ¡100 % MITOS DE CTHULHU!


Todo eso y mucho más puede encontrarse en la Lavandería, una agencia de espionaje británica ultra secretísima que vive sumida en la decadencia desde tiempos inmemorables, reclutando a todo aquel que acaba descubriendo, por su talento o por accidente, lo que hay tras el velo, los que descubren, en resumen, los Mitos de Cthulhu. Es el caso del hacker geek Robert Howard (al que no puedo dejar de imaginarme como uno de los personajes de The IT Crowd), el protagonista de este primer libro, un miembro de baja estofa de la Lavandería con el que iremos descubriendo sus entresijos y singularidades.


En las últimas páginas encontramos un glosario en el que se nos explican varios términos importantes que encontraremos a lo largo de los relatos, así como acrónimos tanto de agencias gubernamentales como de vocabulario técnico al que nos acabaremos acostumbrando leyendo estas páginas.


¡Ah! Tanto pensar en como explicaros de qué va todo esto y no recordaba que la editorial compartió el primer capítulo completo hace unas semanas, no hay mejor ejercicio de transparencia y de honestidad que dar la oportunidad al lector de ver lo que hay antes de comprar el libro, lo tenéis aquí.


Gracias a Insólita Editorial se ha abierto un mundo de posibilidades que me apasiona, no puedo dejar de pensar en leer ya el resto de Los expedientes de la Lavandería e incluso de que alguna editorial se anime a traducir el juego de rol de Cubicle 7, ¡vamos! ¡que esto no ha hecho más que empezar! Espero que os guste tanto como a mi, es una gran lectura para amenizar estas vacaciones y está a la venta tanto en físico como en digital, podéis comprarlo aquí.

3 comentarios:

Raúl Pérez Almunia dijo...

Grandisima noticia, la verdad es que tengo ganas de echarle el guante tanto a las novelas como (ójala que lo publiquen en castellano) al juego.

Yellowman92 dijo...

Genial! Gracias por la reseña. Además está en digital par los que ya no tenemos espacio en casa....síntoma de que la editorial está haciendo un buen trabajo y rellenó bien todos los formularios.

KamonohashiXP dijo...

He terminado comprándolo viendo el entusiasmo de la entrada. Espero que la editorial tenga suerte con esta y las que vengan.