28 de diciembre de 2016

An Unwelcome Guest

An Unwelcome Guest in Kildare Cove es una partida de rol sin sistema de juego que viene a ser el primer capítulo de una campaña llamada The Dark History of Broke Moon Island y que vio la luz gracias a Kickstarter.


El proyecto finalizó en 2012 y es de esos en que ya das por perdido el dinero hasta que un buen día, cuatro años después, recibes un paquete en casa y te sorprende descubrir que finalmente no te han timado, una agradable sorpresa para variar.


El libro es muy amateur y tras las vicisitudes por las que ha pasado el autor dudo que la campaña prospere, pero por suerte esta primera partida es auto-conclusiva y la idea de la campaña era más bien compartir un entorno común pero con partidas que se pudieran jugar independientemente.


El escenario es muy narrativo, se ha prescindido de ligarlo a ningún sistema de juego y todo funciona a partir de descripciones, por lo que realmente no nos costaría mucho trabajo dirigirlo con cualquier sistema de juego al que estemos acostumbrados.


A pesar de que el arte no es nada del otro mundo la partida en si me ha gustado, me ha recordado en ciertos aspectos a, ojo spoiler, La cosa de John Carpenter, con un entorno mucho más amplio y poblado que el de la película pero con una esencia parecida.


El primer libro son 116 páginas y describe los tres días y las tres noches en que transcurre la aventura, que por cierto tiene lugar en 1936.


Los personajes jugadores pueden ser de cualquier tipo, ya que la partida empezará cuando son invitados a una fiesta en la isla en las que transcurrirá la acción, por lo tanto es una partida que podemos utilizar en una campaña existente o de forma aislada.


Se incluye un segundo libro con las ayudas de juego y las fotografías de los pnj's a todo color.


Desde hace cuatro años mi opinión sobre los Kickstarter ha cambiado muchísimo, sigo participando en casi todo lo que tenga un aire lovecraftiano o sea de Los Mitos de Cthulhu, pero tras varios batacazos ahora suelo quedarme en la mayoría de las ocasiones con las recompensas más sencillas, el libro pelado o incluso la edición digital en estos casos.


Sin embargo hace cuatro años era diferente, no me importaba pagar más por ciertos privilegios.


Como por ejemplo que yo mismo, o mi avatar, formaran parte de una partida como esta. Aquí podéis ver a Tristan Oberon, el veterinario de Broke Moon Island.


También se nos han enviado varios pósteres, algunas ilustraciones a color y un ejemplar del periódico local que servirá como pista a los personajes jugadores.


Por lo que, como decía, a pesar de que el arte es muy amateur, los detalles se han cuidado muchísimo, algo que me gusta y que me encantaría que copiaran compañías supuestamente profesionales, con tanto extra da gusto dirigir una partida.


En fin, no se si esto llegará a tiendas, solamente apoyamos este proyecto 77 personas y hemos estado cuatro años esperando los libros, pero espero que llegue y que el autor haya aprendido de todos los problemas que ha tenido durante estos años para afrontar con más garantías de éxito la segunda parte de esta campaña.