4 de febrero de 2015

Kingsport festival

Kingsport festival es un nuevo juego de mesa lovecraftiano al que llevo mucho tiempo siguiéndole la pista y que ha sido publicado simultáneamente en varios idiomas, llegándonos traducido al castellano de la mano de Devir.


Y digo que llevo mucho tiempo siguiéndole la pista porque aparte de algunas reseñas en Youtube no hay mucha más información de él en la red, por los créditos se que el juego es de origen italiano y que la editorial madre es Stratelibri.


El libro de reglas son 16 páginas. Pueden jugar de 3 a 5 jugadores (recomendado para mayores de 13 años) y una partida tendrá una duración media aproximada de 90 minutos.


Y en la parte posterior del mismo encontramos un resumen del juego con el que os podéis hacer una idea rápida de lo que será una partida.


Aquí podéis ver los créditos (ojo a los creadores: Andrea Chiarvesio (Kingsburg) y Gianluca Santopietro (sombras sobre Londres), garantía de calidad) y las primeras páginas del libro, a pesar de contener mucha información gran parte de ella es color, textos que sirven para sumergirnos en la ambientación, pero lo que son estrictamente reglas están leídas en media hora y son fáciles de entender y de explicar.


Para mi este texto de ambientación del que os hablaba en el anterior párrafo es cada día más importante en los juegos de mesa lovecraftianos, no me gusta que se aprovechen de nuestra devoción por esta ambientación para colarnos cualquier cosa. Y desde luego en este juego se nota que se ha trabajado mucho este aspecto, para empezar el título, la portada e incluso parte de la mecánica están basados en el relato el ceremonial de H.P. Lovecraft, en él descubríamos un ancestral ceremonial (the festival) que tenía lugar cada 100 años en las calles de Kingsport, en este ritual criaturas ancestrales se reúnen con misteriosas intenciones que descubriremos en las partidas de este juego de mesa. Además en muchas cartas veremos nombre de otros relatos de H.P. Lovecraft y algunos de los protagonistas de los mismos serán los antagonistas durante las partidas.


Encontramos en la caja una serie de tokens que deberemos destroquelar antes de nuestra primera partida.


Son básicamente las diferentes localizaciones del tablero, un marcador para cada uno de los jugadores y un contador de incursión, más adelante os cuento para que sirve cada cosa, pero me parece curioso que estas localizaciones vengan como tokens en vez de estar directamente impresas en el tablero, supongo que es por tema de costes (debe ser más sencillo imprimir estos tokens en diferentes idiomas y el tablero (que no tiene texto) dejarlo igual para todos los países), en cualquier caso al final resulta práctico tenerlo así porque es más sencillo para todos los jugadores coger estas piezas y leer sus textos que no tener que hacerlo directamente del tablero, aunque esto hace que el setup inicial sea más delicado porque me imagino que confundirse al colocar alguno de estos tokens en el tablero puede alterar el resultado de una partida.


Una parte fundamental del juego serán estas tarjetas de criaturas y Primigenios a los que ofreceremos nuestras ofrendas durante la partida para conseguir su favor, son veinte, la parte delantera nos muestra toda la información necesaria resumida con unos iconos y en la parte posterior podemos leer información de dicha criatura y una explicación de los iconos que contiene la tarjeta.


También tenemos un montón de contadores, marcadores y dados de colores, ya que el juego consta de varias fases y en ellas haremos cosas tan variopintas como tirar dados para decidir el orden de juego, utilizar esta tirada para influir sobre las tarjetas anteriores y conseguir recursos y utilizar estos recursos para ganar localizaciones del tablero de juego. Como dice el gran Tom Vasel en su video-reseña "this game is veeery dark", no solo por la ambientación oscura y siniestra propia de los mitos de Cthulhu sino también porque los conjuros y dominios tienen nombres tan sugerentes como destrucción, muerte y maldad, y todo en el juego acaba simbolizando estos tres conceptos, incluso los dibujos, los colores de las cartas, el tablero, todo desprende oscuridad, decadencia, melancolía, tristeza, todas esas palabras que en inglés se aúnan en el término gloom y que tanto pega con el relato del que os he hablado anteriormente.


Respecto a las cartas las tenemos de varios tipos, en la parte superior de la siguiente imagen tenemos conjuros mágicos que nos ayudarán en diferentes fases del juego, en la parte inferior los investigadores que serán nuestros enemigos durante las partidas, ya que por si no lo habéis intuido hasta ahora los jugadores llevarán a sectarios y por lo tanto estos investigadores intentarán pararnos los pies. No se las veces que lo he dicho últimamente pero lo repito... Está de moda jugar con los malos.


A continuación vemos las cartas de resumen del juego y de los iconos que veremos en el tablero (esencial acostumbrarse a ellos) y en las cartas, los escenarios (se elegirá uno al principio de cada partida y variará algunos aspectos de la misma), las cartas de Festival (van ligadas a los escenarios y pueden variar el final de las partidas) y los eventos (que van ligados a las cartas de investigadores y que afectan al juego de diferentes maneras).


Y por último el tablero de juego, que es un mapa real (bueno real, ya me entendéis) de una de las ciudades que salieron de la mente de H.P. Lovecraft: Kingsport. Tiene una serie de localizaciones que deberemos adquirir durante la partida, un contador de puntos de victoria rodeándolo, otro de puntos de cordura en la parte izquierda, puntos de magia a la derecha, y en la parte inferior la carta de escenario, los turnos y el orden de juego. Supongo que me hago viejo pero una pijada tan grande como que el mapa de una ciudad en un juego de este tipo sea el que yo conozco me produce una sonrisa de satisfacción, aunque me hubiera satisfecho aún más ver que alguna de las localizaciones era la extraña casa en la niebla (emblemática localización de Kingsport conocida por todos los que nos hemos leído el relato homónimo), pero no es así, el mapa representa el centro de la ciudad y la casa de la que os hablo está en las afueras, por lo que no tenía sentido meterla con calzador, ¿quizás en alguna expansión?


Para explicaros de que va este juego he pensado que lo mejor era fotografiar los primeros turnos de una partida, aunque ahora escribiendo estas líneas me he dado cuenta de que durante la partida cometí más de un error, cosas que pasan cuando aún no conoces el juego y tienes que estar atento a tantas cosas (no solo del juego en si, también de ir tomando las fotografías). Pero vamos, que igualmente os lo explico y os comentaré estos errores que he ido cometiendo. Empezamos con una fotografía del tablero de juego con los marcadores de los jugadores en la parte inferior (tres jugadores, rojo, verde y amarillo), las cartas de conjuros y de referencia rápida en la parte derecha y las tarjetas de Primigenios en la parte izquierda, estas tarjetas se pueden situar como nos venga mejor, nos recomiendan hacerlo rodeando el tablero pero a mi me quedaban mejor así para hacer las fotos. En la parte superior vemos cuatro investigadores, uno está boca arriba y eso es un fallo, siempre permanecen ocultos hasta que se desvelan en unos turnos predeterminados por la carta de escenario.


Esta carta de escenario se elige al azar, aunque en las reglas especifica que si se ponen de acuerdo todos los jugadores pueden elegir jugar uno de los escenarios concretos, y habiendo uno titulado el que susurra en la oscuridad tenía que elegirlo para la foto-reseña. Esta carta nos dice que elijamos al azar una carta de Festival y la pongamos oculta bajo esta (se mostrará al final de la partida y nos permitirá obtener puntos de victoria en algunos casos concretos) y nos da unas reglas especiales para la tarjeta de la criatura Mi-Go. Además podéis ver que estas cartas también nos dicen en que turnos va a haber incursión de investigadores, en este caso pondremos los indicadores (siempre hay cuatro) en los turnos 2, 6, 7 y 10, el juego constará siempre de 12 turnos y al final del último el que tenga más puntos de victoria (Puntos de Secta) ganará la partida.


Lo primero que hará cada jugador al principio del turno será tirar sus tres dados (cada uno tiene tres dados de su color), la suma de estos dados determinará el orden en que jugarán (fase de orden de juego), siendo el resultado más bajo el primero y siguiendo en orden ascendente. En este caso el amarillo irá primero, el verde segundo y el rojo tercero, se indica así en el contador de orden de la parte inferior derecha del tablero y se cobran recompensas, el primero gana dos puntos de cordura y el segundo un punto, esto se incrementa en el contador de la parte izquierda del tablero, por lo demás los contadores de puntos de victoria y de magia empiezan la partida a cero.


Ahora, por orden de turno, los jugadores deberán colocar sus dados (sin volver a tirarlos) en las tarjetas de Primigenios, empezando por el primer jugador deberá elegir uno o varios de sus dados (sumándolos) y colocarlo sobre una tarjeta que tenga exactamente el valor de ese dado o de la suma de varios de ellos, en este caso el jugador amarillo coge sus tres dados (que suman 8) y los sitúa en la tarjeta con el número 8, el jugador verde elige la tarjeta con el 12 y coloca dos de sus dados (6+6), el rojo se queda con el 10 (6+4) y le vuelve a tocar al amarillo pero este ya no tiene dados, por lo que pasamos al verde que se queda el 2 y el rojo sitúa su último dado en el 5. Con esto finaliza la fase de invocación.


A continuación en la fase de concesión obtendremos el fruto de nuestras invocaciones, empezando por la tarjeta con la numeración más baja iremos consiguiendo las recompensas de todas aquellas cartas en las que haya un marcador de algún jugador. El jugador verde consigue un cubilete negro (muerte), el rojo obtiene un punto de victoria, un conjuro (los hay de tres tipos, maldad (ayuda en invocaciones), muerte (ayuda en las incursiones) y destrucción (ayuda a conseguir puntos de victoria y marcadores de dominio)) y un punto de magia, el amarillo un cubilete negro (muerte) y uno rojo (destrucción), el rojo dos cubiletes morados (maldad) y puede elegir uno negro o uno rojo y por último el jugador verde consigue un cubilete morado, dos rojos y dos puntos de magia, en la mayoría de las tarjetas veréis que hay dos filas de iconos, la primera fila indica el coste a pagar y la segunda la recompensa a recibir, el coste es casi siempre en cordura, por lo tanto hay que perder cordura para recibir la recompensa, lo que hace imprescindible que vayamos recuperando cordura utilizando las diferentes herramientas que nos ofrece el juego, esta mecánica me parece sublime, ya que las tarjetas más altas tienen grandes recompensas pero también un alto coste a pagar, por lo que es una forma excelente de equilibrar las partidas, todos querremos tiradas altas pero como te salgan dos o tres seguidas vas a tener que estar varios turnos intentando ganar cordura desesperadamente mientras los demás jugadores recuperan el terreno perdido. En la siguiente fotografía ya podéis ver el resultado de estos pagos y cobros.


Ahora viene la fase de expansión, en ella gastaremos estos recursos para ir expandiendo nuestra influencia por el tablero de juego (Kingsport), hay localizaciones de varios niveles (de 1 a 4) y no podremos acceder a una localización hasta que controlemos otra de nivel inferior y adyacente, por lo que en el primer turno todos los jugadores deberán acceder a Kingsport por la única localización que hay de nivel 1 (la casa), al hacerlo obtendrán como recompensa un recurso de dominio de cualquier color. A partir de aquí ya tendremos cinco localizaciones de nivel 2 a las que expandirnos a partir del siguiente turno, cada una con diferentes costes y beneficios, por tanto con multitud de estrategias a seguir para hacer nuestro juego.


Aquí finalizaría el primer turno, todo se resuelve muy rápidamente una vez nos conozcamos las localizaciones y los iconos que vemos repartidos por el tablero y las cartas. Empezamos el segundo turno moviendo el contador blanco de la parte inferior del tablero (en la fotografía se ve que yo no lo hice), como veis en este segundo turno hay un marcador azul con un 1, eso indica que al final del mismo tendremos una incursión de investigadores y por lo tanto tendremos que prepararnos para ella. El turno empieza nuevamente tirando los dados, eligiendo el orden de juego y cobrando las recompensas de cordura.


En la fase de invocación cabe destacar que solo hay una tarjeta sobre la que puedan colocar dados varios investigadores, es la primera de todas y en vez de número tiene una X, eso quiere decir que podremos colocar ahí cualquier dado tenga el valor que tenga. Pero si os habéis leído la tarjeta de escenario que he fotografiado anteriormente habréis visto que en esta partida podemos hacer lo mismo con la tarjeta con el número 3 (Mi-Go), por eso veis que hay varios dados en esta tarjeta (aunque luego releyendo las reglas entendí que el amarillo no podría colocar aquí dos dados, solo uno por jugador).


Cobramos las recompensas, el jugador rojo gana dos conjuros y con el que ya tenía llega al límite máximo de conjuros en la mano, si consigue algún otro deberá descartarse del exceso. También consigue una recompensa que no habíamos visto hasta ahora, un icono con unas gafas (Prever) que nos permite ver la siguiente carta de investigadores o de evento, lo que nos dará una ventaja a la hora de enfrentarnos a ellos.


De nuevo la fase de expansión, por ver un poco de variedad los tres jugadores eligen localizaciones de nivel 2 distintas, aunque teniendo incursión de investigadores este turno sería más inteligente expandirse por las localizaciones que tienen un icono azul (que es un recordatorio de que estas localizaciones dan bonus para enfrentarse a los investigadores).


Y para finalizar vamos a ver cómo funciona esta fase de incursión, que recordemos que solo se produce en cuatro de los doce turnos que tendrá la partida. Se revela la carta de evento y se resuelve inmediatamente (en este caso no tiene efecto porque ningún jugador tiene tan poca cordura) y a continuación se muestra la carta del investigador y, por orden de turno, se enfrenta contra cada uno de los jugadores. Esta carta tiene un número en rojo que es su fuerza, una habilidad que se aplicará en todos los enfrentamientos, una recompensa para el que lo derrote y una penalización para los que no consigan vencerle.


El jugador rojo tiene dos conjuros negros (que nos mejoran de cara a estos enfrentamientos), cada conjuro es de un solo uso y en este caso nos resultan inútiles porque la habilidad del investigador hace que tengamos que gastar muchos puntos de magia para derrotarle.


Y eso que este jugador además de hechizos tiene una buena localización que le permite gastar un punto de magia para obtener uno de fuerza.


Pero con los cuatro puntos de magia que tiene no le llega para conseguir fuerza dos y derrotar así al investigador, y no le llega por culpa de esa habilidad del investigador que dice que los hechizos lanzados este turno proporcionan uno de fuerza menos de lo normal, si este jugador tuviera cinco puntos de magia si que podría derrotar al investigador, pero como no lo consigue pierde un punto de cordura.


A continuación deberá enfrentarse al investigador el jugador amarillo.


Este es el único que se ha expandido a una buena localización de Kingsport, ya que le concede +2 de fuerza contra este investigador y eso hace que empate con la fuerza de su enemigo, en caso de empate no se cobra la recompensa pero por lo menos tampoco cuenta como derrota, si se supera la fuerza del investigador logramos derrotarle y si conseguimos tener el doble de su fuerza cobramos doble.


El jugador verde no ha hecho nada para conseguir puntos de fuerza, por lo que paga su desidia siendo derrotado y pagando un punto de cordura.


A continuación pasaríamos al tercer turno y seguiríamos así hasta el doceavo, tras el que se revelaría la carta de Festival que hay bajo la de escenario, se aplicaría lo que nos diga y se miraría quien tiene más puntos de victoria para proclamar un vencedor de la partida. Cabe destacar que esta carta de Festival podremos verla con la habilidad Prever de las tarjetas de Primigenio una vez no queden más cartas de investigadores/eventos en juego.


Espero que con esto os hayáis hecho una idea de cómo funciona este juego, como os he dicho antes las reglas son fáciles de leer y de entender, el juego consta de tres fases (con una cuarta opcional) muy rápidas y tan variadas entre sí que hacen que las partidas sean muy entretenidas, además en la fase de invocar (cuando coloquemos los dados) no solo debemos mirar lo que nos interesa sino también el resultado que hayan sacado los otros jugadores en sus dados porque esas tiradas determinarán sus posibles invocaciones y por lo tanto deberemos priorizar lo que nos interese y nos puedan quitar, ya que a veces conseguir un recurso menos será la diferencia entre llegar o no llegar a expandirse a una localizaciones que consideremos imprescindible para nuestra estrategia.


¿Cosas negativas? Pues si antes os hablaba de una pijada que me ha encantado ahora os hablaré de una que me ha hecho rechinar los dientes, han traducido Elder Sign (que todo sea dicho, en el original escriben Elder Sign star) como la estrella de los Dioses Arquetípicos, por suerte esto solo lo podemos leer en el libro pero en las cartas y durante el juego se refieren al Símbolo Arcano como Puntos de Secta (que vienen a ser los puntos de victoria), pero me ha sorprendido esa traducción cuando leemos en los créditos que se ha contado con la colaboración del mismísimo Jordi Zamarreño, ¿creéis que puede ser por temas legales? ¿un error de traducción? ¿o que es correcto así? Yo es que con esto de las licencias y los mitos de Cthulhu nunca se que pensar...


Pero vamos, menudencias aparte estamos ante un juegazo, de esos que se explican y se preparan rápido pero que tienen un desarrollo que mejora partida tras partida, ¡estoy deseando darle caña!

PS: Si sentís curiosidad podéis empezar con el juego para Android e iOS (mirar la última fotografía), aunque yo me lo he descargado y en mi tablet no puedo disfrutarlo en condiciones, es de 7 pulgadas y el juego tiene muchísimos elementos en pantalla, si queréis disfrutar de la versión digital de este juego más os vale tener una tablet grande.



4 comentarios:

Harker dijo...

Precisamente hace un par de semanas un amigo me habló de este juego. Me voy a leer la reseña tranquilamente y si me llama la atención a lo mejor lo pillo primero para ipad, que ya he visto en una de las fotos que esta disponible en la app store.

Por cierto, me da la sensación de que los dibujos que han elegido para cada las criaturas están mal elegidos. Nodens parece Cthulhu y Azathoth es calcado a Nyarlathotep en su forma de Lengua Sangrienta.

javi dijo...

Error. Estas viendo 6 cartas cuadradas en esa foto, no 3 rectangulares.

Nodens o azatoth están en el reverso del texto.

Los que se ven son migo, chulu y ñarla.

Al autor; los derechos de cthulhu los tenia chaosium pero los relatos son tan viejos que ya son libres de derechos.

Por eso hay tanto mierdigame del gran sepia estelar...

Tristan Oberon dijo...

¡Cierto! Harker no entendí tu comentario en su día y ahora gracias al de Javi lo he entendido, esa foto son seis tarjetas distintas, tres por delante y tres por detrás, por lo que obviamente los dibujos no corresponden a los nombres y testos de los reversos. Perdón por la confusión pero cada tarjeta tiene por la parte de atrás el nombre y el texto que corresponde :)

Yo estoy encantado de que haya tantos juegos de mesa lovecraftianos (ayer precisamente probé el Cthulhu wars), al haber más oferta simplemente tenemos que estar más atentos a los que coinciden con nuestros gustos, si hubiera menos no necesariamente serían mejores.

Luis Alvarez dijo...

Bueno en lo personal, también me gusto el hilo de que ahora seamos los malos, pero un punto muy negativo me ha parecido la calidad de los materiales, que mas parecen cartulina que cartón muy mal, y las cartas parecen mal impresas medias borrosas. Porque?