29 de mayo de 2013

Fatale 1: La muerte me persigue

Fatale es un nuevo cómic escrito por Ed Brubaker y dibujado por Sean Phillips, el primero tras su marcha de Marvel y su aterrizaje en Image comics. Nos llega traducido por Panini cómics y este primer volumen se titula la muerte me persigue.




Son 136 páginas encuadernadas en cartoné.


Y es una obra que ha generado muchísima expectación, el dúo creativo ya ganó el premio Eisner 2012 (el mas prestigioso en el mundo del cómic) con su novela gráfica (serie limitada) Criminal, y vuelven a estar nominados para los Eisner de 2013 con Fatale, aunque en esta ocasión es en la categoría de serie abierta (best continuing series), ya que hasta ahora llevan publicados 15 números en USA, de los que podemos leer los cinco primeros en este tomo recopilatorio.


Lo que nos cuentan, de momento, es más una historia de detectives (noir que se le llama ahora) que lovecraftiana, ambientada en los años 50 tiene todos los ingredientes para gustar a los que siguen este género, y la única pincelada de mitos de Cthulhu que tenemos en este primer volumen es la aparición de una secta que parece adorar a algún tipo de criatura tentacular, algo que también se sugiere en alguna de las portadas.


El dibujo es muy bueno, con ese aire clásico que tan bien le va a la historia, se nota que son un dúo creativo que se conocen y que Sean Phillips se ha especializado en este género, porque le viene como anillo al dedo.


Otro detalle que es de agradecer es la inclusión de las portadas antes de cada número, es un detalle que muchas veces se obvia en volúmenes como este (supongo que por falta de espacio) y que para mi es una falta de respeto al lector, sobretodo cuando son de tanta calidad.


En resumen, una muy buena adquisición, un cómic muy recomendable si os gusta el género. Y no os preocupéis porque sea una colección abierta, este primer volumen puede leerse independientemente, lo que siempre es de agradecer.

1 comentario:

kalamardo dijo...

Un comic noir de lo más apetecible. Solo con ver las cuatro capturas que has puesto entran ganas de leerlo. Gracias por la reseña.