15 de enero de 2014

Pigeons from hell

Sirva de excusa este cómic de Dibbuks para hablaros de un relato que, a pesar de no tener nada que ver con los mitos de Cthulhu, lo recuerdo como uno de los mas terroríficos que he leído nunca, y no salió de la pluma de H.P. Lovecraft, sino de la de su buen amigo Robert E. Howard.




Aunque el título de este recopilatorio de 120 páginas en rústica esté en ingles, el contenido está convenientemente traducido a nuestro idioma (supongo que lo de las palomas del infierno no les sonaba bien).


Una vez leído debo concluir que estamos ante una buena historia de terror pero ante una mala adaptación del relato original, o por lo menos a mi me ha parecido que no le llega a la suela de los zapatos a este.


Y es que siempre recordaré la noche que me leí ese relato, a solas en casa, nunca podré olvidar el momento en que cerré el libro asustado y pensé "no sigas", un momento que me sorprendió y me acabó haciendo reír, pues nunca antes había sentido miedo leyendo un relato y nunca después he vuelto a sentirlo. Al final conseguí hacer acopio de todo mi valor y lo leí entero, y desde luego mereció la pena. Esa noche para mi Robert E. Howard ganó muchos enteros, desde entonces tiene mi mas sincera admiración.


Como veis el dibujo es correcto, sin grandes estridencias pero está bien, aunque recuerdo que en algún momento se hace confuso y en pleno frenesí de sangre y vísceras no sabes reconocer quien es quien.


Pero vamos para mi el principal problema es que han retocado demasiado el texto original, por ejemplo haciéndolo contemporáneo, y aunque el hilo de la historia es perfectamente reconocible se pierde la esencia de esta.


Al final encontramos comentarios del guionista sobre la adaptación.


Un texto bastante entretenido titulado el gótico de los hermanos, en el que se habla principalmente de la relación que hubo entre Robert E. Howard y H.P. Lovecraft.


Y unos cuanto bocetos junto a las portadas de los cómics tal como se publicaron originalmente.


Para que esta entrada no quede tan off-topic, os voy a hablar de los dos recopilatorios de relatos de Robert E. Howard que tengo y que si que incluyen relatos de los mitos de Cthulhu. Ambos son de una de mis colecciones favoritas, la Gótica de Valdemar, que tiene un precio no apto para bolsillos sensibles pero una calidad exquisita.


Este volumen, los gusanos de la tierra, consta de 336 páginas encuadernadas en cartoné.


Y no podíamos tener mejor introducción, con una carta escrita por H.P. Lovecraft en memoria de Robert E. Howard tras el suicidio de este. A continuación encontramos hasta 21 relatos de los que por lo menos siete son considerados de los mitos y uno es considerado fundacional (es decir que podemos considerar a Robert E. Howard como uno de los padres fundadores de los mitos de Cthulhu), el fundacional es la piedra negra, y los relacionados con los mitos son: Arkham, los hijos de la noche, la cosa del tejado, el pueblo de la oscuridad, los gusanos de la tierra, el valle del gusano y una ventana abierta. Por cierto este libro también incluye el relato las palomas del infierno, al que como ya os he comentado le tengo especial cariño.


El segundo volumen es canaan negro, menos potente que el anterior en su relación con los mitos pero igualmente recomendable.


Son 284 páginas encuadernadas en cartoné.


Y en esta ocasión tenemos 18 relatos de los que podemos afirmar que cuatro pertenecen a los mitos de Cthulhu: El fantasma del anillo, canaan negro, la cosa con pezuñas y los moradores bajo la tumba.


Todas estas clasificaciones las podéis encontrar en la genial y completísima biblioteca de Leyenda.net, gracias a su excelente trabajo podemos encontrar relatos de los mitos de Cthulhu escondidos en cualquier parte.


Y para finalizar con este monográfico de Robert E. Howard os dejo con una adaptación que se hizo de su relato pigeons from hell para la televisión, no sin antes recordaros que si queréis saber más de este autor tenéis por ahí una película de la que ya os hablé hace tiempo y que no tiene desperdicio: El que caminaba solo.



PS: Y no he hablado de la faceta mas conocida de Robert E. Howard, su mítico Conan el bárbaro, porque ya lo he ido haciendo en otras entradas: Conan y Bêlit, Conan y el dios de medianoche, la saga de Conan y la espada salvaje de Conan 24.

1 comentario:

kalamardo dijo...

Como comentas has empezado en Off topic, pero al final te ha quedado una muy buena entrada.