19 de octubre de 2016

Pandemic: El reino de Cthulhu

Hace apenas un par de semanas reseñé el fantástico juego de mesa Pandemic: Reign of Cthulhu de Z-Man Games, y hoy me planteo seriamente dejar de comprar este tipo de juegos en inglés, ¿para qué hacerlo si los tenemos traducidos en estos lapsos de tiempo tan cortos? La cuestión es que ya tenemos en tiendas Pandemic: El reino de Cthulhu, traducido y publicado por Devir, y que, como prometí en la anterior reseña (que podéis leer aquí) hoy os voy a explicar cómo se juega.


Pueden jugar de dos a cuatro personas, mayores de 14 años, y las partidas rondarán los 40 minutos, es un juego totalmente cooperativo en el que los jugadores deberán evitar el despertar de los Primigenios cerrando los portales por los que acceden a nuestra realidad.


Cabe destacar que la dificultad del juego es graduable, tenemos básicamente tres niveles de dificultad que nos ayudarán a adaptar fácilmente el juego a nuestras necesidades, o a nuestra capacidad para enfrentarnos a él, ya que al final la gracia de este tipo de juegos está en que sea un reto para los jugadores, por lo tanto siempre podremos bajar esta dificultad si nos cuesta mucho ganar las partidas o subirla si ganamos fácilmente.


El tablero consta básicamente de cuatro ciudades que representan la Nueva Inglaterra lovecraftiana: Arkham, Innsmouth, Dunwich y Kingsport. Lo primero que haremos al iniciar una partida será desplegar este tablero, dejaremos por ahí cerca las miniaturas de sectarios y Shoggoths, las chuletas de acciones (por lo menos en las primeras partidas) y el dado de cordura. Las fotos, como siempre que hago una reseña de este tipo, son un desastre, soy incapaz de evitar los reflejos y tampoco es que estén muy bien enfocadas, debería ir aprendiendo con el paso del tiempo pero que va, voy para atrás como los cangrejos...


En la parte superior del tablero tenemos espacio para siete Primigenios, el único de ellos que será fijo es Cthulhu, el que situaremos más a la derecha, el resto los barajaremos y los colocaremos al azar en el resto de casillas. De hecho en las fotografías de esta partida veréis que la carta de Cthulhu la dejo boca arriba y, a pesar de que no tiene importancia, debería estar boca abajo, ya que si en algún momento de la partida llegamos a ponerla boca arriba perderemos la partida.


A continuación colocaremos sectarios y Shoggoths en el tablero, cogeremos siete cartas de invocación y situaremos tres sectarios en las dos primeras localizaciones, dos sectarios en las siguientes dos, un sectario en otras dos y por último un Shoggoth en la última carta que cojamos.


El siguiente paso será determinar que investigadores jugarán la partida, en esta ocasión me tocan el detective (a la izquierda) y la cazadora (a la derecha), cada uno de ellos obtendrá cuatro puntos de cordura y unas cartas de juego iniciales (el número dependerá de con cuantos investigadores juguemos). El objetivo del juego es cerrar los cuatro portales (uno en cada ciudad), y para ellos necesitamos viajar hasta cada uno de estos portales y descartar ahí cinco cartas del color de esa ciudad, por suerte la habilidad especial del detective es que solo necesita cuatro cartas y no cinco para hacer esa acción, la cazadora sin embargo es buena eliminando sectarios y Shoggoths, con algo de suerte podrán dedicarse cada uno a lo suyo.


Sin embargo al principio de la partida hay varios frentes abiertos, primero corremos un gran peligro teniendo a tres sectarios en una misma localización, ya que si hay que colocar un cuarto en vez de hacerlo despertaremos a un Primigenio, otro peligro es el Shoggoth, su misión es llegar a un portal y sacrificarse allí para despertar a un Primigenio, por lo tanto sin perder de vista que solo ganaremos si cerramos los cuatro portales hay que ocuparse de dejar el tablero lo más libre de peligros inminentes posible. El primer turno es para el detective, su primera acción la gasta moviéndose a una localización adyacente y luego gasta tres acciones para matar a un sectario con cada una de ellas, de esa manera elimina una de las amenazas más acuciantes.


Tras realizar las cuatro acciones siempre se cogen dos cartas de juego, que básicamente pueden ser cartas de pista (de uno de los cuatro colores de las ciudades del tablero) o reliquias (que son poderosos artefactos que nos ayudarán de multitud de formas). Al detective le toca una pista roja y una reliquia. A continuación se cogen tantas cartas de invocación como indique el número situado bajo la carta de Primigenio si hay alguno girado (recordemos que Cthulhu no debería estar girado), como no hay ninguno cogeremos dos cartas y colocaremos un sectario en cada una de las localizaciones indicadas, sale una verde y una morada, además si os fijáis esta última tiene un símbolo en su parte inferior, esto indica que deberemos mover todos los Shoggoths del tablero hacia el portal abierto más cercano, si llegan a un portal y vuelven a moverse desaparecerán para hacer despertar a un Primigenio.


La cazadora gasta sus primeras tres acciones para moverse hasta donde está el Shoggoth, matar a una de estas terribles criaturas consume tres acciones, sin embargo este personaje tiene dos habilidades especiales, la primera le permite matar a todos los sectarios que haya en su localizaciòn con una sola acción, y la segunda le permite matar a un Shoggoth gastando también una sola acción, así lo hace con su cuarta acción.


Entrar en una casilla ocupada por un Shoggoth, o ver como un Shoggoth entra en nuestra localización, nos hará tirar el dado de cordura, cuando lo tiramos hay cuatro resultados posibles: podemos perder un punto de cordura (que es el resultado que saca la cazadora), podemos perder dos puntos de cordura, podemos ver como aparecen dos sectarios en nuestra localización actual o puede no pasar nada. Además por matar a un Shoggoth obtenemos una reliquia como recompensa, las reliquias las tenemos en un mazo fuera del tablero, yo lo he situado a la izquierda, junto a él tenemos el mazo de juego y su zona de descartes, y a la derecha del tablero tenemos el mazo de invocación que también tiene su propia zona de descartes.


La cazadora coge sus dos cartas de juego y dos cartas de invocación, suerte que ha matado al Shoggoth porque ahora se habría movido hasta el portal.


Es el turno del detective, el limite en la mano son siete cartas por lo que no conviene acumularlas porque tendremos que acabar descartando algunas, por lo tanto como este investigador ya tiene tres cartas rojas y solo necesita cuatro (por su habilidad especial) para cerrar un portal va a dedicar este turno a cerrar el portal rojo, para ello usará dos reliquias, estas no consumen acción pero lo malo es que sus arcanas facultades nos harán tirar el dado de cordura tras su uso, en una de las tiradas no pasa nada y en la otra el detective pierde un punto de cordura. Las dos cartas que ha utilizado le permiten moverse automáticamente a cualquier localización del tablero e intercambiar una carta de pista con cualquier otro investigador.


Es decir que el detective se va a la localización del portal de Kingsport y consigue la cuarta carta de pista roja sin gastar ninguna acción.


Por tanto gasta su primera acción descartando las cuatro cartas rojas para cerrar le portal, cuando se hace esto se puede eliminar un sectario de cada una de las localizaciones de esa ciudad, por tanto nos cargamos dos sectarios.


Como segunda acción elimina al sectario que queda en el portal y se mueve hasta la parada de autobús más cercana, estas paradas nos permitirán movernos más rápidamente por el tablero, descartando una carta de pista en una de ellas podremos viajar hasta cualquier localización de la ciudad de ese color, y si la carta es del color de la ciudad es la que estamos podremos viajar a cualquier otra localización del tablero.


Cuando el detective roba las dos cartas de juego descubre una de conmoción, estas son las que hacen avanzar el juego en nuestra contra y hay cuatro barajadas en el mazo de cartas de juego, cuando robamos una deberemos tirar el dado de cordura.


Luego giraremos el Primigenio situado más a la izquierda, en esta ocasión despertamos a Nyarlathotep, todos los Primigenios tienen un efecto inmediato o permanente, en esta ocasión Nyarlathotep nos impedirá utilizar el último tipo de movimiento que me faltaba por explicaros, y que es ni más ni menos que viajar entre portales dimensionales, es una forma rápida de viajar entre ciudades pero nos obligará a tirar un dado de cordura cada vez que lo hagamos.


A continuación cogeremos la carta del fondo del mazo de invocaciones y colocaremos un Shoggoth en esa localización, barajaremos esa carta junto a la pila de descartes de invocaciones y colocaremos estas cartas en la parte superior del mazo, lo que hará que empiecen a aparecer sectarios en localizaciones en las que ya han aparecido anteriormente, por eso es muy importante que mantengamos las localizaciones limpias y no dejemos que se acumulen en ellas tres sectarios, ya que si lo hacen y aparece en una de ellas un cuarto sectario despertaremos a un Primigenio en vez de colocar a este sectario.


Además de intentar tenerlo todo controlado tendremos que tener suerte, en esta ocasión no la tenemos y las dos cartas que cogemos hacen mover al Shoggoth, que llega hasta el portal del hospital y desaparece, despertando con ellos al siguiente Primigenio.


Despierta Dagón y hace que coloquemos un sectario en cada portal, yo me olvido de hacerlo porque estoy pendiente de ir haciendo las fotografías y me despisto, en un juego cooperativo como este es importante estar pendiente de todos los aspectos del juego y no olvidarse nada, ya que no disponer de miniaturas cuando tengamos que poner una sobre el tablero es condición de derrota, otras cosas que suelen olvidarse en las primeras partidas es mover los Shoggoths cuando sale su símbolo en las cartas de invocación o aplicar los efectos permanentes de los Primigenios que ya tengamos despiertos.


La cazadora va a intentar solucionar el último peligro inminente que tenemos en el tablero, en el paseo marítimo de Innsmouth hay tres sectarios y si sale esa carta de invocación despertará otro Primigenio, algo que empezaría a complicarnos mucho la partida... Están en la otra punta del tablero, pero tiene una parada de autobús justo al lado, en la taberna, por lo tanto gasta la primera acción para ir hasta allí, como segunda acción descarta una carta amarilla para viajar a cualquier localización del tablero y va hasta donde están reunidos esos sectarios.


Con su tercera acción los elimina a todos (gracias a su habilidad especial) y por último se mueve hasta la parada de autobús más cercana, para tener movilidad en su próximo turno.


Cuando coge dos cartas de juego acumula ocho, por lo tanto tiene que descartar una, y se quita de encima una pista roja ya que al estar cerrado su portal es la ciudad que menos interesa ahora mismo.


Y al coger las dos cartas de invocación vemos que hemos hecho muy bien eliminando a esos tres sectarios, ya que aparece la carta del paseo marítimo y si no lo hubiéramos hecho tendríamos a otro Primigenio despierto.


Con esto más o menos hemos visto todo lo que puede ir ocurriendo durante una partida, los Primigenios se colocan al azar y hay doce distintos, por lo que dependiendo de los que nos toquen y en el orden en que salgan tendremos partidas muy distintas, además tendremos que controlar muchas cosas mientras no perdemos de vista que nuestro objetivo final, el único que nos hará ganar la partida, es cerrar los cuatro portales, sin embargo deberemos preocuparnos también de no perder la partida y es que tenemos varias condiciones de derrota, perderemos si no tenemos miniaturas de sectarios disponibles cuando haya que poner alguna sobre el tablero, lo mismo pasa con los Shoggoths, también perderemos si no quedan cartas de juego cuando las tengamos que robar (lo que hace que las partidas sean contra reloj), si despierta el Primigenio Cthulhu o si todos los investigadores enloquecen. ¡Ah! Claro, no os he explicado qué pasa cuando se pierden los cuatro puntos de cordura...


Las cartas de los investigadores tienen dos caras, una en color que se utiliza inicialmente y mientras se tiene cordura, y otra en blanco y negro que utilizaremos cuando nos hayamos quedado sin cordura, cuando esto ocurre perderemos una acción y nuestras habilidades especiales variarán. Cabe recordar que si todos los investigadores se vuelven locos perderemos la partida automáticamente. Todo esto que os he explicado podéis leerlo con más detalle en las reglas del juego, que podéis descargar en la web de Devir.


Pandemic: El reino de Cthulhu es un juegazo, he jugado más de diez partidas en estas semanas y lo estoy disfrutando muchísimo, en la mayoría de los casos han sido partidas equilibradísimas que hemos ganado o perdido en la recta final, lo que teniendo en cuenta todas las variables que tiene el juego le concede un mérito enorme a sus diseñadores, es algo que siempre me fascina en este tipo de juegos y que nunca deja de sorprenderme. Si alguien no conoce Pandemic este juego es la ocasión perfecta para hacerlo, espero que os guste tanto como a mi.



6 comentarios:

Ibai Aizpurua dijo...

¡Juegazo! me lo pille hace poco y lo he jugado unas cuantas veces con 1, 3 y 4 jugadores y escala muy bien. Me gusta mas que el Pandemic normal. Esta versión mecánicamente es mas limpia, tiene mas personalidad y la presentación es realmente impresionante. Gran reseña y felicidades por el blog, que lo descubrí hace poco y hay muchísimo material interesante.

Tristan Oberon dijo...

Muchísimas gracias y bienvenido, desde luego este es un juegazo y estoy de acuerdo que tiene más chicha que el Pandemic original, sobre todo si empezamos a aumentarle el nivel de dificultad.

pepincho69 dijo...

Tengo una duda, al matar el shoggot con el cazador se roba carta de reliquia? en el manual pone que hay que usar 3 acciones para matarlo y que UNICAMENTE haciendolo de esta manera se consigue la reliquia.

Tristan Oberon dijo...

Yo siempre he robado reliquia cuando la cazadora ha matado un Shoggoth, lo que no sabría decirte es si he interpretado bien el reglamento.

Doldo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Olosta dijo...

Me has convencido, este cae para reyes ;)