22 de junio de 2016

Renaissance: El nuevo ciclo de los mitos

Hacía tiempo que no me dejaba absorber por una buena antología de relatos lovecraftianos, este Renaissance de Pulpture ediciones me ha hecho recuperar la fe tras una época de sequía en la que he abandonado a medias más libros de los que he acabado de leer satisfactoriamente.


Son 276 páginas e incluye 25 relatos, podéis comprarlo en la propia web de la editorial.


La antología se divide en tres apartados que agrupan las historias por las épocas en que están ambientadas, quedando así dividido el libro en pasado, presente y futuro.


El primer relato es El sacrificio de Beatriz Troitiño y está escrito en forma epistolar, utilizando esa fórmula que tanto gustaba a H.P. Lovecraft la autora nos pone en la piel de un escalador que ha sobrevivido milagrosamente a una experiencia en el techo del mundo.


Taal de Juan Manuel Sánchez-Villoldo es un relato aterrador que, vete a saber porqué, me ha hecho pensar más en Robert E. Howard que en H.P. Lovecraft, no olvidemos que tal como se menciona en la primera página de esta antología "esta es una novela pulp".


Dioni Arroyo Merino nos ofrece en El cráter de la locura una explicación tan verosímil como cualquier otra de lo que pudo provocar el misterioso Evento de Tunguska.


El caballero, la sierra y el tentáculo de Edgar-Max Miragaya Salvador nos pone en la piel de un caballero mientras vive la peor de las pesadillas.


En Los ojos de la Boyuna de Germinal García Ramírez acompañamos a unos expedicionarios que descubrirán ciertos horrores ocultos en las profundidades del Amazonas.


Los dioses de barro de Federico Garrido Villar nos lleva de la mano a los más sórdidos rincones de unas terribles cuevas en Badajoz.


Carlos Fernando Vega Esquivel nos presenta en este relato, Los dioses ocultos, una especie de día de la marmota lovecraftiano la mar de curioso.


El rondador de sueños de Javier Torras de Ugarte trata sobre un peligroso regalo que llevará a la protagonista a tomar la decisión más importante de su vida.


Dioses de la periferia de Ana Nieto Morilla nos sumerge en el mundo de la mafia de Nueva York de la mano de la mujer de uno de los capos.


Con el relato El fragmento de Y'Ha-Nthlei de Jorge R. del Río empiezan los ambientados en la época moderna, y que mejor manera de empezar que comprobando qué ocurre cuando le robas un objeto importante a la gente menos adecuada.


El título de este relato, Amor desde otro punto de vista de Jorge P. López describe perfectamente el contenido del mismo, es ni más ni menos que eso, una historia muy breve pero curiosa.


Otro tema recurrente en toda antología lovecraftiana es que alguien herede una vieja mansión, es lo que ocurre en Los increíbles hechos tocantes a la vieja casa Rawley de Jaume Vicent.


Una presa más de Josué Ramos es un inquietante y muy breve relato en el que un periodista investiga la caída de una extraña criatura voladora en Massachusetts.


Más cosas que parecen obligadas para que una antología se pueda considerar lovecraftiana, siempre tiene que haber una referencia a la música en forma de homenaje a Erich Zann, es lo que tenemos en este relato de J.R. Plana titulado La danza de Sarnach.


El médico de Juan F. Valdivia se desarrolla en una localización que sonará a los más cinéfilos, un lugar remoto de la Costa da Morte llamado... ¡Imboca!


En el relato Más allá de la oscuridad de Francesc Marí Company nos adentramos en un sórdido sótano para descubrir el mal que allí habita.


Y llegamos al relato ganador del certamen que originó esta antología, Queda el vacío, y ruge de Álvaro Aparicio es una maravilla, quizá se alarga algo más de la cuenta en su parte central pero logra crear una tensión tan palpable que es de esos relatos que no se olvidan fácilmente.


En El prometido de Antares de Ruymán Alonso nos dedicaremos a contemplar junto al protagonista el cielo estrellado y los horrores que en él se esconden.


Isabel Galán nos lleva en este relato a pasear entre sueños por los tétricos pasillos de La ciudad con dientes.


Neitsath: El misterio de la primitiva tierra de Charles Pouzols nos explica cómo un insensato antropólogo de la Universidad Miskatonic viaja hasta Bali en busca de respuestas.


Con El hambre que moraba en la jungla de Alejandro Morales Mariaca empiezan las historias ambientadas en el futuro. Y debo reconocer que este relato me ha gustado especialmente, a mi siempre me gusta más que se toquen los Mitos de Cthulhu de lleno y aquí encontramos a un invitado de excepción.


Y hablando de los Mitos de Cthulhu, también me fascina la facilidad que tiene alguna gente para salirse del canon y crear ciertos elementos que enriquecen este fascinante universo, eso es ni más ni menos que lo que hace Alberto Berjón en El cielo de León.


La ordalía de la Diosa de Rubén Fonseca nos sitúa en una ciudad apocalíptica y nos relata la vida de unos supervivientes que se esconden de los seguidores de la Diosa, un muy buen relato con una espectacular sorpresa final.


El título de este relato me trae grandes recuerdos, aunque El terror que vino de las estrellas de S. Barker no tiene nada que ver con aquel viejo escenario de Joc Internacional sino que trata de los peligros de la exploración espacial, básicamente de los horrores que se pueden descubrir durante estas exploraciones.


Y se cierra esta antología con Bajo el resplandor azul de Ana López Gómez, donde descubriremos los entresijos de una estación espacial que bien podría ser un pueblo cualquiera de la Nueva Inglaterra lovecraftiana...


En fin, una antología que me ha dejado muy buen sabor de boca, con la única pega de que algunos relatos son demasiado cortos, algo que se agradece cuando la historia que nos cuentan no acaba de transmitirnos nada pero que es una pena cuando es uno de esos que enganchan. Si os interesa comprar este libro podéis hacerlo aquí, tanto en físico como en digital.

3 comentarios:

Albert Giralt dijo...

Tras leer tu recomendación lo he comprado en lektu, a través del enlace que proporciona la misma editorial. El precio recomendado es muy económico (3,20€), así que es una buena oportunidad para conocer el trabajo de ciertos autores.

Blapo dijo...

Pues tiene muy buena pinta, además ya he echado el ojo a algún que otro artículo más en la tienda :)
Me fio de tus recomendaciones, recientemente he terminado de leer una de ellas "El escriba de Nyarlathotep" (increible lo he escrito bien a la primera y de memoria!) y lo he disfrutado mucho!
Saludos!

Alejandro Morales Mariaca dijo...

Mil gracias por la reseña. me da gusto que disfrutaras con mi aportación.
Un abrazo.