3 de septiembre de 2014

Grace Under Pressure

Esta partida apareció originalmente en la revista The Unspeakable Oath pero la fama que obtuvo y la imposibilidad de encontrar aquellos primeros números de la revista hicieron que la editorial Pagan Publishing la reeditara en un volumen independiente.


Son unas 30 páginas grapadas y utiliza el sistema de juego de La llamada de Cthulhu.


Los autores son los clásicos de Pagan Publishing, y como vemos aquí este sería el primer volumen de la colección The Resurrected, en la que reeditarian material descatalogado.


La partida se sitúa a finales del siglo XX y en ella un grupo de científicos descenderán a gran profundidad en un batiscafo experimental que les permitirá pasear por el lecho marino a unos 450 metros de profundidad.


La tripulación la forman ocho científicos perfectamente detallados, con su ficha, su descripción y su relación con el resto de la tripulación, y aunque es posible jugar la partida con personajes de cosecha propia se recomienda encarecidamente hacerlo con los pregenerados.


Las páginas centrales se pueden separar y con ellas podemos montar el plano del submarino y de los vehículos auxiliares, para que en todo momento los jugadores puedan seguir la acción situando rápidamente a sus personajes y haciendo que la sensación de aislamiento y la claustrofobia aumenten al ver lo limitado de la zona de juego.


También se recomienda, en la medida de lo posible, ambientar adecuadamente la partida, aislando a los jugadores que se separen (cosa que pasará durante la partida), jugando a oscuras (con linternas, frontales o barras de luz) y acompañando la narración de efectos de sonidos del fondo marino o del sonar de un submarino.


Más que nada porque la originalidad y la genialidad de la partida radica en la situación desesperada en la que se verán implicados los personajes, no quiero explicar más de la cuenta pero básicamente a 450 metros de profundidad se toparán con un terror inimaginable al que no podrán hacer frente y del que no podrán huir fácilmente.


Es una partida preparada para ser jugada en una sola sesión, y es ideal si se quiere hacer pasar un mal rato a los jugadores (en el buen sentido), hará que tengan que esforzarse al máximo para alargar la agonía y, en el mejor de los casos, conseguir salir vivos de ese infierno.

1 comentario:

kalamardo dijo...

Tiene una pinta estupenda, y la idea de ambientación con varios efectos es genial. Molaria jugarla.