28 de noviembre de 2012

Sacamantecas y otros relatos vascos de terror

Este libro, Sacamantecas y otros relatos vascos de terror, es una antología de relatos de terror ambientados en el País Vasco que fusiona de una manera muy efectiva los mitos de Cthulhu (o la literatura lovecraftiana) con el folclore tradicional de las Vascongadas.


Está escrito por el historiador/enciclopedia-humana-del-terror-vasco Mikel Rodríguez y esta edición consta de 134 páginas encuadernadas en rústica.


Aprovechando que el autor se deja caer por Leyenda.net le pedí que me dedicara el libro, cosa a la que accedió muy amablemente. Si os gusta el tema no dudéis en pasaros por este (o este) hilo porque Mikel (Buscaglia por esos lares) ha dejado ideas e información muy suculenta para cualquiera al que le guste el tema.


Aquí tenéis los créditos, lo publica la editorial Txertoa y podéis comprarlo en Amazon.es.


Respecto a los relatos en si, los hay para todos los gustos. En donde vemos mayor presencia de los mitos de Cthulhu es en el último tren (mi relato preferido) y en días de amor en el país del Íber, otros relatos como sacamantecas o la mala hora son literariamente excepcionales y otros como Sabbat o vampiros en donostia tremendamente originales, para que os hagáis una idea en este último aparece el padre de H.P. Lovecraft convertido en una especie de cazador de vampiros.


Vamos, un libro recomendadísimo, dijo el autor que está trabajando en un segundo volumen y aquí tiene a un seguro lector. Gran trabajo en el que se le nota el cariño del autor hacia su tierra y su fascinación por la obra de H.P. Lovecraft.

4 comentarios:

kalamardo dijo...

Visto lo visto, habrá que ponerlo en la lista de libros por leer. Gracias por la reseña.

Iker Eginoa dijo...

Me lo regalaron por cumpleaños el año pasado, y la verdad es que es un buen libro... Tardé dos o tres días en leerlo.

Recomendado para todos los aficionados

Mikel Rodríguez dijo...

¡Generosos comentarios!

Es un placer contar con lectores como vosotros.

eban666 dijo...

Pues habrá que echarle el diente que esto tiene muy buena pinta.