29 de abril de 2015

Damnation view

Este fue para mi el suplemento que significó el principio del final de Cthulhutech, vanos a ver de que se trata.


Era el primer story book de la colección, la idea era publicar de vez en cuando un libro que hiciera avanzar la trama global para dar nuevas ideas de partidas y en definitiva ver como iban las cosas en la Guerra del Eón.


Son 144 páginas encuadernadas en cartoné, y lo publican Catalyst y Wildfire.


El libro se abre con un breve cómic que nos explica como Teresa Ashcroft empieza a hacer descubrimientos que acabarían con el mundo tal como lo conocemos.


Por si habéis perdido la cuenta en este libro nos explicarán lo que ocurre en el año 2086.


Primero nos encontramos un calendario con los eventos más importantes y los cambios más significativos en la cultura popular durante este periodo de tiempo (moda, cine y música, etc.), recordemos que mientras gran parte del mundo vive sumergido en una inacabable guerra en las principales arcologías se sigue haciendo una vida relativamente normal).


Como ya suele ser costumbre el libro cuenta con breves historias entre capítulo y capítulo, buenas narrativas para dar ideas y sumergir al lector en la ambientación.


La parte buena de toda esta meta-trama es que está preparada para que los jugadores puedan participar de ella, la mala es que prácticamente todas las escenas importantes son batallas y por lo tanto estamos hablando casi siempre de escenarios ambientados en el frente, algo que gustará a los que disfruten con las partidas más bélicas pero que a mi no me llama demasiado la atención.


Incluso las que me parece ideas más brillantes, como la que se desarrolla en este capítulo y que muestra como la Orden Esotérica de Dagon dedica todos sus esfuerzos a encontrar la perdida R'lyeh, están explicadas de manera que resultan entretenidas de leer pero difícil de trasladar a una mesa de juego.


Eso si, a pesar de que puedan salir mejores o peores partidas lo que seguro que podremos aprovechar de este libro son las plantillas para crear nuevos tipos de personajes, concretamente miembros de los servicios secretos del NGT como el agente de campo, el investigador o el hechicero.


Y llegamos por fin al capítulo que me demostró de manera definitiva que este juego iba por unos derroteros que no tenían nada que ver con lo que yo había entendido cuando me leí el básico, me pareció tan ridículo que ya no compré más suplementos y supongo que por esta tontería y por otras similares la linea acabó muriendo...


Este capítulo está dedicado a Shub-Niggurath y a como empieza a tener influencia en la Guerra del Eón, ni más ni menos que convirtiendo a la gente en...


En...


¡¡¡¿¿¿Conejitas de Playboy???!!!


¡Anda ya! :_(


En fin, no recuerdo si llegó a salir algún otro libro de meta-trama, tengo que repasar mi colección porque he seguido comprándolos en PDF...


Y es que sigo sin querer dar por perdida esta ambientación, ahora estoy ilusionado con una campaña que están publicando por fascículos en RPGNow: Mom’s Coming to Dinner, ya os contaré que tal.


Y no hay más, visto lo visto la gente no es del todo tonta, y a pesar de que supongo que el básico y vademécum se debieron vender bien (porque son grandes libros) a partir de que empiezas a sacar suplementos malos como este la gente deja de comprar una ambientación hasta que se convierte en no rentable, me imagino que es lo que debió pasar con Cthulhutech, veremos si tienen más suerte con the Void aunque a pesar de que empezaron fuertes tampoco está saliendo gran cosa últimamente, supongo que la gente de Wildfire no acaba de encontrar la tecla...

2 comentarios:

Jesus Hernandez dijo...

Si no lo veo no lo creo. Una pena, porque el concepto de Cthulhutech esta(ba) chulo

kalamardo dijo...

Muy buena reseña. Tal como has comentado el fan service se sale por la tangente. Esperemos que remonte, aunque no tengo mucha fe en ello, al igual que en The void. Una pena y espero equivocarme.