26 de abril de 2017

Lovecraft / Cthulhu Based Spell Book

Hay una cosa de la que no solemos hablar los fans de Los Mitos de Cthulhu, o por lo menos no solemos hablarlo fuera de los círculos más privados, fuera de nuestras "logias", porque cuando alguna vez intentamos comentar estos temas entre amigos y familiares no iniciados enseguida tuercen el rostro y se incomodan, siempre dudando si les estamos tomando el pelo o si estamos hablando en serio. Me refiero, obviamente, a los rinconcitos de nuestros hogares en los que guardamos los verdaderos tomos arcanos que hemos ido atesorando, a las noches en vela intentando desentrañar los misterios de sus esquivas palabras, de los muchos intentos fallidos de llevar a cabo rituales y de, en los casos más extremos, los muchos sacrificios que hemos tenido que hacer para conseguir ser lo que somos. Hoy os quiero hablar de la joya de la corona de mi sancta sanctorum, el libro al que más hora de lectura he dedicado y el que más satisfacciones me ha proporcionado, gracias a sus secretos he descubierto hechizos y rituales sin parangón, un tomo de magia, un volumen de poder, un libro...


... de atrezzo. ¿Alguien ha llegado hasta aquí creyéndose el párrafo anterior? Porque de ser así no me conoce en absoluto, de hecho esa es una parte de Los Mitos de Cthulhu de la que no suelo hablar demasiado en este blog, básicamente porque es una rama que no me interesa lo más mínimo y que es todo un mundo en el que no quiero meterme, me refiero a todo lo relacionado con la paraciencia que ve algo real en lo que escribió H.P. Lovecraft y que reconoce la existencia de volúmenes arcanos como el Necronomicón o El libro de Eibon, no tengo el más mínimo interés en discutir si hay algo de cierto en estas teorías, simplemente es un tema que no me interesa por mucho Necronomicón de Simón que acabe atesorando en mi colección, y no me interesa discutirlo porque soy consciente de que no hay discusión posible, o dicho de otra manera, que cualquier discusión al respecto es estéril, yo no soy nadie para decirle a la gente en lo que debe o no debe creer, y me da absolutamente igual que alguien crea en todos estos temas, simplemente yo no lo hago.


Pero vamos, no quiero divagar al respecto, solo quiero mostraros un libro que bien podría pertenecer a esta paraciencia que os comentaba antes, no se lo que tenía Steven E. Metze en la cabeza cuando propuso este libro en Kickstarter pero su idea triunfó y consiguió casi 50.000 dólares. Yo participé para conseguir un juego de rol que complementaba a este spell book (Unwanted, tengo que reseñarlo), pero en su día este libro se me iba de presupuesto y pasé.


Sin embargo un tiempo después, viendo el resultado final, me decidí a comprarlo vía Backerkit, no es un libro barato pero está muy currado y quería tener algo de este estilo, un buen tomo arcano para presentar en una partida de rol, ya sea en mesa o en vivo.


Además no os penséis que estas páginas están decoradas al tun tun, muchas de ellas tienen extractos obtenidos directamente de los relatos de H.P. Lovecraft y de su círculo literario, en algunos casos traducidos del inglés al latín para dar mayor verosimilitud al tomo, incluso algunos rituales y hechizos están escritos en idiomas inventados como el Aklo o el R'lyiano y luego vagamente traducidos al inglés o escritos fonéticamente, vamos, todo un currazo que se ha pegado este hombre para que el libro no sea solo de adorno sino que además de el pego como auténtico volumen arcano.


El contenido son aproximadamente 100 páginas en papel de algodón cortado a mano y encudernado en cuero con un símbolo arcano en relieve, detalles todos ellos que le dan mayor credibilidad al conjunto, os dejo algunas fotografías del interior para que os hagáis una idea de lo bien que le ha quedado.





En fin, un trabajo excelente, mi único problema con estas cosas es que me auto-engaño a mi mismo diciendo que quedará genial en alguna partida pero luego no lo querré sacar de la estantería, es una pieza demasiado cara y bonita como para andar paseándola por ahí, si algún día la expongo será en el museo que acabaré montando si sigo a este ritmo, ¿vendríais a visitarlo?

2 comentarios:

Jose Miguel Nieto Góngora dijo...

Cuenta con ello.
Por Gerona no voy mucho, la verdad sea dicha, pero con museo ya sería visita obligada ;-)

Tristan Oberon dijo...

Pues no me va a salir muy rentable el museo, no. Pero vamos, que si pasas por aquí avisa y aunque sea te invito a comer ;)