11 de diciembre de 2013

tremulus

No se cuantos juegos de rol han visto la luz gracias a Kickstarter, seguramente muchos, pero aquí tenemos uno de horror lovecratiano, tremulus.


Escrito por Sean Preston y publicado por reality blurs, esta edición es en cartoné y tiene 246 páginas tamaño cuartilla.


Como no podía ser de otra manera es una edición firmada y numerada, son los pequeños privilegios de los que confiamos ciegamente en creativos y editores adelantándoles nuestro dinero con la esperanza de, algún día, recibir un libro a cambio...


¿Y esto de que va? Básicamente es un juego de rol con un estilo de juego alternativo, basado en el Apocalypse World con claras influencias de juegos como Fiasco y FATE.


En el índice vemos que el libro está dividido en tres grandes bloques, unas 90 páginas para los jugadores, 90 más para el guardián...


... Y el resto dedicado a Ebon Eaves, una ciudad/setting creada para utilizar en las partidas sin tener que dedicar ningún esfuerzo a darle coherencia al entorno en que situaremos la acción.


La premisa principal es que se trata de un juego sencillo en el que los jugadores tienen todo lo que necesitan para jugar (mecánica incluida) en la hoja del personaje y en el que el guardián no tiene que preparar absolutamente nada para sentarse a dirigir.


Vamos, que es un storytelling game de esos en que la narratividad queda repartida (mas o menos) y tiene un sistema de juego en que todas las tiradas recaen sobre los jugadores.


Hay varias plantillas de profesión y en ellas los jugadores dispondrán de toda la información necesaria para jugar, sus movimientos (acciones) básicos y los específicos de su profesión, por lo que empezar a jugar solo implica elegir una plantilla de profesión y personalizarla en unos diez minutos. Tenéis un ejemplo aquí.


Por lo demás tenemos todo lo que podemos esperar de un juego de rol, hay incluso un sistema para elevar o disminuir la dificultad de las partidas y así adaptarlo a las necesidades del grupo.


En la última parte del libro se nos describe una ciudad llamada Ebon Eaves en la que podremos situar la acción rápidamente, se incluye un cuestionario que podrá llenarse junto a los jugadores para personalizar la ciudad y darle los elementos que queramos ver en nuestra partida. Además de obviamente la posibilidad de crear settings nuevos para hacerlos totalmente a nuestro gusto. Podéis ver un ejemplo aquí.


Aquí vemos la lista de los participantes en el Kickstarter en la que curiosamente no aparezco, pero bueno teniendo en cuenta que ya van un par de proyectos de KS en los que directamente nos han robado el dinero * este descuido no pasa de mera anécdota.


También se incluían un par de dados, iba a decir que "de regalo", pero ese es un concepto que no existe en los proyectos de Kickstarter, diríamos mas bien un par de dados "por los que pagué un poquito más", cabe destacar que dos dados de seis caras son todo lo que hace falta para jugar a este juego (además del libro y un lápiz, of course).


Ya lo he dicho en otras ocasiones, yo soy más de juegos de rol tradicionales, este me parece muy bien hecho y una gran idea, pero no es un estilo de juego o de partidas con el que yo me sienta cómodo, demasiado alternativo para mi gusto.

* Uno de los primeros proyetos de Kickstarter en los que participé fue H.P. Lovecraft's Wonderland, un cómic que mezclaba el imaginario de Lewis Carroll con el de H.P. Lovecraft, pues bien, ya hace dos años y medio que pagamos nuestro dinero y casi un año que no sabemos nada del autor, por lo que no podemos hacer otra cosa que dar nuestra inversión por perdida. Otro mas garrafal fue el The Doom That Came To Atlantic City!, ya sabéis que me hacen especial ilusión los juegos de mesa y a este Monopoly meets Cthulhu le tenía especiales ganas, pues bien, hace unos meses el autor nos dijo que la cosa no había salido como él esperaba y que el juego no saldría adelante, y también dijo que gran parte de los ciento y pico mil dolares que recaudó ya se los había gastado y que no tenía trabajo, por lo que aunque intentaría devolvernos el dinero no aseguraba nada, y no hemos vuelto a saber de él. Son un par de ejemplos que me han hecho ver que esto de confiar ciegamente en la gente está bien hasta que te estrellas un par de veces, sigo participando en Kickstarter y debo decir que de los 95 proyectos en los que he participado hasta ahora la gran mayoría han sido legales y o bien ya me han enviado el material por el que pagué o bien siguen enviando actualizaciones e informando de como va el proyecto, pero Kickstarter es una herramienta que no protege de ninguna manera al consumidor y eso es un riesgo que no todo el mundo puede (o quiere) afrontar. Una lástima, porque pagaran justos por pecadores, pero cada vez veo mas claro que aquellos que decían que Kickstarter iba a ser una burbuja tenían razón, espero que cuando pete no me pille de lleno.

6 comentarios:

kalamardo dijo...

Buena reseña. Más que por el producto final, que no deja de ser interesante, por las "anecdotas" de kickstarter que comentas. En cuanto a juegos sencillo y "moderno" sigo viendo mejor el chulhu oscuro. Aunque tambien prefiero el sabro del de toda la vida.

Adolfo López de Arregui dijo...

Hace ya 3 años de la reseña, pero muchísimas gracias por ella.

Tristan Oberon dijo...

Gracias a ti por pasarte por aquí.

Adolfo López de Arregui dijo...

Lo has jugado en alguna ocasión? Impresiones?

Tristan Oberon dijo...

He jugado una sola partida, es un sistema al que hay que acostumbrarse, muy raro lo de tener que hacer preguntas concretas, vamos, que hay que acostumbrarse a él y aunque a mi me encantaría volver a darle caña yo si tengo que dirigir me quedo con cosas más tradicionales.

Adolfo López de Arregui dijo...

Pues gracias de nuevo! No sé si por sistema te refieres al PbtA, o a la modificación que se hace al mismo respecto al Apocalypse World (que es el único que he probado y soy fan :D). En cualquier caso, muy agradecido. Me llama mucho la atención. Un placer leerte.