14 de septiembre de 2011

Neonomicón

Neonomicón es un cómic escrito por Alan Moore (Watchmen, V de Vendetta, etc.), dibujado por Jacen Burrows, publicado por Avatar press y traducido a nuestro idioma por Panini cómics.




Por si el nombre no es suficiente pista ver a Cthulhu en la portada ya nos indica claramente que este cómic está basado en la mitología lovecraftiana.


Son 160 páginas en cartoné.


En esta recopilación se incluye dos series limitadas que forman una gran historia: The courtyard (2000) y Neonomicón (2010), la primera son dos comicbooks y la segunda cuatro.


Aquí vemos los créditos y una presentación de este tomo, leyendo con atención esta introducción ya nos damos cuenta de cual es, para mi, el punto mas flojo de este maravilloso volumen... la traducción.


La historia empieza con los dos cómics de The courtyard, en la que se nos explica como el agente del FBI Aldo Sax investiga uno de los casos mas extraños en los que se ha visto involucrado nunca, una serie de asesinatos con un modus operandi común pero con múltiples asesinos.


En The courtyard el contacto con los mitos es muy superficial, incluso diría que tonto, pues a primera vista parece que Alan Moore escribiera una buena historia de investigación con toques paranormales y luego decidiera meter nombres lovecraftianos sin ton ni son: un grupo de música que se llama Los gatos de Ulthar, un personaje misterioso llamado Johnny Carcosa, una canción titulada El Signo Amarillo (mal traducido como la señal amarilla, cosa que fastidia un poco la lectura), la firma de Pickman en los cuadros que aparecen, etc.


La segunda y última parte de The courtyard desenreda magistralmente la trama y nos sorprende con un buen final made in Alan Moore.


Aquí los mitos cobran un poco mas de sentido pero como he dicho anteriormente The courtyard, leído por si solo, no puede ser considerado muy lovecraftiano que digamos... de todas formas me gusta como Alan Moore plantea y resuelve el misterio.


En Neonomicón la cosa cambia, la impresión es que Moore se dio cuenta de que The courtyard era muy poco "de los mitos" y decidió darle una vuelta de tuerca con esta continuación, aquí si que hay una relación mucho mas directa con los mitos y además justifica y expande lo que ocurrió en The courtyard.


En esta ocasión será una pareja de federales los que investiguen lo ocurrido, y esta vez si, una de las protagonistas sabe quien es H.P. Lovecraft y le resulta tremendamente sospechoso ver tantos nombres cthulhoides relacionados con el caso.


Leer a Alan Moore es como montarse en una montaña rusa emocional, es un tío capaz de impresionar al lector de tantas maneras que dudo que a nadie le pase desapercibido, como dice el tópico o lo amas o lo odias. Yo lo odio.


Y lo odio por la sencilla razón de que a pesar de no gustarme su estilo ni sus constantes provocaciones acaban encantándome las historias que me cuenta, en este caso nos encontramos con un par de recursos narrativos impresionantes y con una serie de teorías sobre los Mitos de Cthulhu la mar de curiosas, pero como contrapartida nos encontramos una orgía totalmente explícita, una vieja desnuda degollada y espatarrada en primer plano o a una humana masturbando a un bicho de los mitos hasta conseguir su eyaculación (si Alan Moore diera con una técnica que permitiera salpicar al lector os aseguro que la aplicaría), mi teoría es que Alan Moore ha querido reírse del miedo/fobia al sexo que tenía Lovecraft.


Y por último nos encontramos con un final MEMORABLE (así, en mayúsculas) que reformula y pone patas arriba los fundamentos mas básicos de los Mitos de Cthulhu, es cuando una vez más me bajo de la montaña rusa mareado y con nauseas pero con una sonrisa en los labios y dispuesto a volver a subir tan pronto como el Sr. Moore tenga alguna otra historia que contarme.


En la última página encontramos las sempiternas biografías de los autores.


Es un cómic que cuesta recomendar, por lo que os he explicado ya sabéis a que ateneros, a pesar de todo a mi me ha encantado y aunque obviamente está a años luz de las obras maestras de Alan Moore si que nos deja cuatro pinceladas de su indiscutible maestría en el arte de escribir historias.

8 comentarios:

Aquelarre777 dijo...

Yo lo vi la semana pasada en el FNAC y me quede con ganas….( es que estaba de compras por otra cosa… jjeeejjejje).. tal ves me de otra vuelta y me lo traiga a casa!!!!

Sendel dijo...

Es un casho de comic nen, te molestaría si hiciera yo también referencia de él con tu entrada?

Tristan Oberon dijo...

Encantado Sendel, molestia ninguna! :))

elputorei dijo...

Ya lo vi en la libreria y tambien me quede con las ganas, me pregunto que tal quedaria al lado de V de vendeta, Watchment y la Liga de los hombres extraodinarios...

Transmetropolitan dijo...

Vaya, no sabía que the coutyard tuviera continuación. ¡Es una gran historia y celebro que tenga su continuación!

Habrá que ver qué es más interesante, si este volumen o los 4 comic books que componen la segunda parte de la historia.

Muchas gracias por la referencia!

EL Guardian dijo...

Comento con retraso, pero por si alguien lo lee... creo que es uno de los tanto € mal invertidos de mi vida. Me encantan otras cosas de Moore, pero esto es basura!

Tristan Oberon dijo...

Una lástima Guardián, pero gracias por comentar.

Rodrigo Iván dijo...

Amantes del horror y del ocultismo, dueño de los susurros en la oscuridad, cthulhu fhtagn r´lyeh, los invoco a visitar el inevitable final de la humanidad en esta página web: ripsdamnedtravel.wix.com/ripsdamnedtravel

Es un comic: rips damned travel, así aparece en google. Si no es mucha molestia, aquí dejo mi grito para que puedan ayudarme a difundir un nuevo terror (si les gusta).