23 de octubre de 2013

Call of Cthulhu: Dark corners of the Earth

Este es, para mi, el mejor videojuego relacionado con los mitos de Cthulhu que existe. Call of Cthulhu: Dark corners of the Earth apareció en 2005 para Xbox y en 2006 para PC.


En aquellos tiempos me hizo mucha ilusión descubrir que Beteshda softworks (la encargada de la saga the Elder scrolls que poco tiempo antes me había tenido enganchado a su Morrowind) estaba tras un juego lovecraftiano, tiempo después descubrí que el juego no lo desarrollaron ellos directamente sino que lo hizo una filial llamada Headfirst productions, pero se nota la mano de Beteshda en los cuidados detalles técnicos que supondrían un antes y un después en los survival-horror.


Para empezar, y a pesar de tener el aspecto de shooter en primera persona, nos tiramos horas de partida sin una sola arma, por lo que es un juego en el que prima la investigación sobre la acción, algo que es imprescindible para que nos podamos sumergir en el ambiente de horror claustrofóbico que pretende conseguir su trama.


Otras cosas que merecen mención aparte son los sistemas de heridas y cordura, no hay barras de vida o de salud mental como suele ser típico en esta clase de juegos, sabremos que estamos heridos por los jadeos del protagonista y porque en la pantalla del inventario podremos ver una imagen del mismo en un estado cada vez mas lamentable (desde simples rasguños hasta serias heridas que nos dejarán al borde de la muerte), deberemos aplicar botiquines sobre estas heridas para recuperarnos.


El aspecto que mas me sorprendió de este juego fue la aplicación de las perdidas de cordura sobre el protagonista, que tras ver algo traumático podía empezar a balbucear o a escuchar voces que lograban ponernos realmente nerviosos, necesitando buscar un sitio tranquilo en el que descansar un momento para volver a la normalidad.


Otro de los aspectos destacables es la trama, una investigación que bien podría ser una partida del juego de rol la llamada de Cthulhu. El protagonista es Jack Walters, un detective privado que debe viajar hasta un pueblo costero para encontrar a una persona desaparecida, resulta que este pueblo costero no es otro que Innsmouth y que durante la partida reviviremos pasajes salidos directamente de la pluma de H.P. Lovecraft, ya que el argumento está inspirado en su relato la sombra sobre Innsmouth aderezado con ideas que me recordaron a la campaña huida de Innsmouth.


No quiero desvelar las criaturas que aparecen durante el juego por no hacer spoilers a los que no lo hayan probado, pero no tienen desperdicio, es una pasada ver en la pantalla a tan memorables seres y tener que ingeniárnoslas para huir de ellos sin ser devorados.


Lamentablemente a pesar del entusiasmo que despertó en mi este juego y de las ganas que tenía de jugarlo, nunca conseguí acabarlo debido a su altísima dificultad (recordemos que soy malísimo jugando a estas cosas), años después y gracias a Youtube pude ver en un walkthrough la parte final y enterarme de toda la trama, que desde luego no tiene desperdicio.


Por culpa de esta alta dificultad y de ciertos bugs que a mi no me afectaron el juego fue un estrepitoso fracaso, Headfirst productions estaba trabajando en una secuela y ya tenía la tercera parte en mente, pero el inexplicable fracaso de este juego hizo que perdiera a sus socios y finalmente acabara en bancarrota. La maldición del oro de Innsmouth, supongo.


De todas formas si no lo conocéis os recomiendo que le deis una oportunidad, es un juego que se encuentra fácilmente tanto nuevo como de segunda mano, y que a pesar de tener ya unos años ha envejecido bastante bien, la jugabilidad sigue siendo a día de hoy más que digna y la trama por supuesto no ha perdido enteros. Como he dicho antes el mejor videojuego relacionado con los mitos de Cthulhu jamás creado, en mi humilde opinión, por supuesto.

PS: Tal como me recuerda el Guardián en los comentarios, la gente del Clan DLAN se curró una traducción de este juego a nuestro idioma, imprescindible si no domináis la lengua de Shakespeare y queréis disfrutar a tope de esta intensa trama. Podéis descargarla aquí.

4 comentarios:

kalamardo dijo...

Una gran reseña. Creo que nos ha quedado claro que nos podemos encontrar en cualquier rincón de este juego. La verdad es que hace alarde de alguna ideas (vida y cordura) que son muy curiosas.

EL Guardian dijo...

Una genial reseña de un enorme titulo. Por cierto, pese a estar en ingles existe una traducción muy profesional (tened en cuenta de lo difícil del glosario típico Lovecrafiano) por parte de clanDlan:

http://academia.clandlan.net/?page=academia/view&id=105&title=Traduccion_Call_of_Cthulhu_Dark_Corners_of_the_Earth

Es uno de mis juegos preferidos. El desarrollo coge muchas ideas de Huida de Innsmouth. Es mas, parece que estas jugando esa aventura! Si nos ponemos tikis podemos encontrar algunos fallos. La IA enemiga es muy mala. La dificultad esta mal calibrada y esta lleno de bugs que se solventaron relativamente con algunos parches. Pese a estos defectos, que han undido a muchos títulos, sus virtudes lo alzan como un gran juego.

Falenthal dijo...

Totalmente de acuero tanto en la viciado que supuso el Morrowind en su momento como en lo grande de este juego. Muy difícil, pero si te lo consigues ir pasando (gracias a algunos walkthroughs, claro), la sensación que transmite es impresionante. No tener barras de energía, ni numeritos con las balas que nos quedan (siempre insuficientes y bastante inútiles, claro,...) hacen que cualquier escena esté llena de tensión. A nivel lovecraftiano sólo chirría una escena en un barco en que nos enfrentamos a alguien que no voy a nombrar y logramos hacerlo huir a hostia limpia. De todas formas, después de pasarte todo el juego huyendo, casi que necesitas un momento así para no caer en la locura verdadera. Muy buena reseña, destacando los verdaderos puntos fuertes de este juegazo. Una pena oir que no habrá próximas partes.

Tristan Oberon dijo...

Gracias por vuestros comentarios, cuando planeé esta foto-reseña pensé que tenía que acordarme de añadir la traducción que me comentas, Guardián, pero como suele ser habitual mi memoria me la jugó a la hora de escribir la entrada y no me acordé, ahora la añadiré :P