8 de noviembre de 2017

Cthulhu Confidential

Cthulhu Confidential es una de las últimas joyitas que ha publicado Pelgrane Press, ni más ni menos que un juego de rol One-2-One, es decir, para un Guardián y un solo jugador, un juego con el que Robin D. Laws, Ruth Tillman y Chris Spivey (los autores) pretenden que nos sumerjamos en las historias de detectives de los años 30, desde luego la idea es muy atractiva, ¿no os parece?


Más que nada porque puede servir para varios propósitos, el primero que me viene a la cabeza es el de solucionarle la vida a los pobres jugadores de rol que no consiguen formar un grupo, aquí la dificultad disminuye ya que solo necesitaremos a un persona dispuesta a jugar, o a dirigirnos estas partidas. Pero además es ideal para iniciar a un jugador, ¿no habéis pensado nunca que sería chulo dirigirle una partida a vuestra pareja pero os da miedo sentarla en vuestra mesa de juego habitual? Pues ese es otro problema que este juego puede solucionar, aunque ojo, porque no es un juego casual ni sencillo.


Está basado en el sistema de juego Gumshoe (el de El Rastro de Cthulhu entre otros), que como muchos ya sabréis parte de la premisa de que en un juego de rol de investigación lo importante no puede ser encontrar o no encontrar las pistas sino saber interpretarlas y hacer que las partidas fluyan escena tras escena. Por lo tanto aquí tenemos un sistema que parte de esa norma básica (si un personaje tiene una habilidad de investigación y la utiliza encontrará cualquier pista clave relacionada que haya en el escenario) pero además tendremos la posibilidad de realizar ciertas acciones que requerirán de una tirada de dados, serán acciones por lo general en las que el protagonista de la historia que estamos jugando (el pj) va a alterar la trama en cierta manera, para ello tiraremos tantos dados de seis caras como nos indique la habilidad pertinente y dependiendo del valor final que obtengamos la escena se resolverá dejándonos más o menos como estábamos, otorgándonos alguna ventaja, o metiéndonos en algún lío, es importante aclarar que en este juego la trama siempre avanza, normalmente lograremos lo que queremos pero iremos añadiendo problemas y trabas a la investigación.


La ficha del investigador consta de una serie de habilidades de investigación (esto es lo que sabemos hacer a la perfección, lo que nos permitirá avanzar durante la partida obteniendo pistas), habilidades generales (en las que tendremos habitualmente uno o dos dados que tiraremos cuando sea pertinente) y nuestras Fuentes, que por norma general serán gente con la que podremos contactar cuando necesitemos a un experto en determinado tema, algo que irá relacionado con las pistas que encontremos y que refleja que a pesar de que nuestro investigador no lo sepa todo tendrá ciertos contactos especializados en diversos temas que le podrán echar una mano en el momento oportuno.


El libro se divide en unas treinta páginas dedicadas a explicarnos por encima el sistema y cómo crear investigadores, unas diez a explicarnos lo que son los Mitos de Cthulhu y algo más de treinta a profundizar en el sistema de juego para que consigamos dominarlo lo suficiente como para atrevernos a crear nuestras propias aventuras.


Y es que ahí está el secreto de este juego, y es lo que llena el resto del libro hasta sus 325 páginas: las aventuras. Y digo que es el secreto de este juego porque para mi ya normalmente es todo un reto crear una partida propia, pero para este sistema de juego lo veo francamente imposible, luego os explico por qué. La cuestión es que tenemos tres partidas: la primera se titula The Fathomless Sleep, transcurre en Los Angeles y la protagoniza Dexter Raymond, la segunda es Fatal Frequencies, tiene lugar en New York y nos mete en la piel de Vivian Sinclair, y la tercera es Capitol Colour, nos lleva hasta Washington D.C. y tiene en su papel principal a Langston Montgomery Wright.


¿Y porqué digo que es tan difícil diseñar una partida? Esencialmente porque es un tipo de partida en el que es muy complicado improvisar, estamos desentrañando un misterio tirando del hilo, y es bastante improbable que la improvisación nos lleve a un desenlace satisfactorio, o por lo menos tan satisfactorio como el que han discurrido los autores en las diferentes aventuras prediseñadas. Pero es que además cada tirada de dados puede tener consecuencias en forma de tarjetas como las que podéis ver en la siguiente fotografía, pueden ser Edge (cosas buenas) si obtenemos resultados extraordinarios o Problems (cosas malas) si los dados no nos acompañan, como veréis son tarjetas que irán dando nuevas posibilidades a la historia tanto por parte del investigador como por parte del GM, desde luego no es imposible diseñar una partida, pero si que se me antoja tremendamente complicado y, desde luego, requerirá de una grandísima cantidad de tiempo.


Pero vamos, de momento yo me conformo con disfrutar de estas tres que nos vienen en el básico, son partidas en las que se nos describen al dedillo las ciudades y el entorno en el que transcurren, y que cuentan con infinidad de posibilidades para intentar, como os decía, que la improvisación quede minimizada y que siempre encontremos la solución a lo que proponga el investigador, desde luego los autores se han devanado los sesos porque a pesar de que solo me he leído la primera me da la sensación de que está muy trabajada y es muy completa, algo que sin duda agradecerán todos los que quieran dirigirla, eso si, espero que tengáis buena memoria porque la cantidad de información que deberemos retener para no entorpecer la partida es abrumadora.


Tengo la sensación de que los jugadores de rol nos estamos haciendo viejos, estoy convencido de que habrá chavales nuevos y adolescentes dándole caña a los dados, pero yo no puedo dejar de tener la sensación de que cada día salen más juegos destinados a los que ya no tienen el tiempo ni la facilidad para juntar a sus amigos alrededor de la mesa que tenían años atrás. Otra cosa que confirma mi teoría es que los autores dedican unos párrafos a explicarnos cual es la mejor  manera de jugar online a este juego, estas cosas antes no pasaban. En fin, un juego que me ha transmitido muy buenas sensaciones pero con el que yo solo me atreveré si algún día lo traducen al castellano, espero que Edge Entertainment se anime a traducirlo, desde luego original e innovador es.

1 comentario:

Falenthal dijo...

Como salga en castellano ya te lo puedes ir empollando. Ya sabes a quién se lo vas a dirigir...